fbpx

River ganó y va bien a la Bombonera

River ganó y va bien a la Bombonera

Con momentos de buen fútbol, el equipo de Gallardo derrotó a Barracas con goles de De la Cruz y Borja y ahora va por el superclásico.

El Millonario fue superior de punta a punta y se impuso gracias a los goles de De la Cruz y Borja, aunque tuvo un momento de duda tras la expulsión de Zuculini. Así, quedó a cuatro puntos de Gimnasia, líder de la Liga Profesional.

River Plate llega a punto al Superclásico ante Boca del próximo domingo: en el Monumental, derrotó 2-0 a Barracas Central por la fecha 17 de la Liga Profesional. Nicolás de la Cruz (la gran figura del encuentro) y Miguel Borja en tiempo de descuento anotaron para el vencedor, que resultó superior a lo largo del cotejo, aunque atravesó unos minutos de incertidumbre luego de que fuera expulsado Bruno Zuculini en el complemento.

El local apostó a que Quintero manejara los hilos y a la nueva faceta goleadora de Solari: por eso, Gallardo lo hizo moverse incluso por delante de Beltrán, quien además de hacer el trabajo sucio de espaldas, supo tirarse a los costados (sobre todo a la izquierda). Barracas, sin presionar, haciendo sombra, provocó imprecisiones en su rival. Y buscó romper por las bandas y cruzando la pelota. Lo más inquietante para el dueño de casa: la amarilla a Paulo Díaz, quien quedó marcando sobre la cornisa.

Así y todo, los de Gallardo provocaron situaciones de gol. A los 6′, un par de córners de Quintero amagaron con quebrar el cero. Lo mismo un cabezazo de Casco. O un remate de Solari que el arquero Arce despejó con los pies.

Hasta que, a los 24′, De la Cruz aceleró por la derecha, se cerró para combinar con Beltrán, y picó para buscar la asistencia. El uruguayo recibió dentro del área y cruzó el zurdazo para abrir el score. La acción fue revisada por el VAR, que comprobó que se hallaba habilitado: 1-0.

Tras la ruptura del resultado, la tónica del desarrollo no se movió. Barracas no cambió el plan y River intentó ampliar la distancia desde su ADN. A los 36′, De la Cruz desbordó por derecha y asistió al ingreso de Beltrán, que definió por encima del travesaño.

El festejo del uruguayo tras su conquista (Fotobaires)El festejo del uruguayo tras su conquista (Fotobaires)

Gallardo apeló a dos cambios en el entretiempo: ingresó Barco por Quintero y Pinola por Mammana, quien sufrió una molestia muscular. Sin embargo, no modificó su esquema táctico ni su propuesta. Y siguió llegando al arco contrario. A los 4 minutos del complemento, una presión efectiva de Beltrán derivó en el pase atrás de Solari, pero la resolución de Aliendro dio en el palo. Y a los siete, Barco encaró de izquierda hacia el centro y probó de derecha, pero el remate se fue alto.

Pero la Banda no logró cerrar el pleito. Y a los 20 minutos se quedó con 10 hombres por la expulsión de Bruno Zuculini por doble amarilla, tras un codazo que podría haber derivado tranquilamente en una roja directa.

Fue allí que River vio tambalear la victoria que parecía asegurada, sobre todo cuando Valenzuela tomó el balón, o en el tiro libre de Iván Tapia que pasó cerca de la valla de Centurión, quien reemplazó con solvencia al lesionado Franco Armani.

No es que Barracas lo avasalló, pero usufructuó esos minutos de confusión, sobre todo hasta el ingreso de Enzo Pérez, que ordenó de nuevo la estructura.

El Millonario, que viene de avanzar a cuartos de final de la Copa Argentina tras golear a Defensa y Justicia (4-0), atraviesa un particular momento con actuaciones relevantes como las goleadas ante Newell’s, Central Córdoba y la mencionada ante el Halcón, y opacos desempeños como los empates ante Arsenal Tigre. Pero la opulencia de River, que marca mucha distancia con la mayoría de los equipos del torneo, le permite contar con chances de pelear por el título.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *