fbpx

Emprendedor Tecnológico: Fernando Bulczynski, el bowense que exporta conocimiento al mundo, sin salir de la casa

Emprendedor Tecnológico: Fernando Bulczynski, el bowense que exporta conocimiento al mundo, sin salir de la casa

Fernando Bulczynski, el bowense de 41 años y fundador de la empresa Koiron fue reconocido durante la gala aniversario de la Cámara de comercio por los 90 años como el Emprendedor Tecnológico del año.

El empresario alvearense ha tenido una extensa trayectoria trabajando para empresas locales, nacionales e internacionales. Durante ese recorrido pasó por Google, Microsoft,  Apple y también Globant, una compañía que nació en argentina y hoy está entre las mejores del mundo.

Al recordar su paso por la empresa de software que tiene base en Tandil (Buenos Aires), Bulczynski comentó que “Tandil es un pueblo un poquito más grande que General Alvear y hoy tiene 2.000 recursos tecnológicos que están cobrando arriba de 3.000 o 4.000 dólares, algo que le agrega mucho valor al escalón del comercio del día a día, porque le inyectan más o menos unos 40 millones de dólares, a un pueblo que es muy parecido a nosotros”, remarcó.

Tomando como ejemplo a Globant, el emprendedor alvearense instó a todos los gustosos de la tecnología a “estudiar, a que se formen y por ahí en 10 o 15 años, quien dice, tenemos unos 500 desarrolladores” porque “tenemos todas las capacidades para desarrollar algo parecido”.

“Globant, fue uno de los auspiciantes del Mundial de fútbol (Qatar 2022), pero es Argentina, es decir que creció en medio de la pobreza nuestra, y hoy está entre las 10 mejores del mundo. Esa empresa eligió Tandil para hacerlo y hoy es una empresa modelo a nivel mundial”, insistió.

Por último, Bulczynski aseguró que Alvear tiene el potencial para que “se levanten empresas porque creo que son el futuro, apostemos por la tecnología”, finalizó.

Tiene 41 años, es bowense de nacimiento y en el distrito del este de Alvear transitó toda su infancia y adolescencia hasta que partió a San Luis para estudiar la licenciatura en Ciencias de la Computación.

Corría el 2001, época difícil en Argentina, y estando solo y sin recursos comenzó a gestarse una idea que, lentamente pero a paso firme, fue cobrando fuerza. Valiéndose de sus habilidades con la computadora comenzó a ofrecer sus servicios como analista en sistemas en distintas empresas con la única finalidad de conseguir el sustento diario.

Sin embargo, a poco de andar, notó que estaba sumergido en un mercado que estaba rodeado de un océano de necesidades, y esos pequeños trabajos fueron adquiriendo mayor volumen y las firmas que comenzaron a requerir sus conocimientos ya no solo se encontraban esparcidas por la Argentina, sino que estaban situadas en Estados Unidos, Austria, España y México.

Así fue como, con 23 años, montó su primera empresa tecnológica y hasta tuvo que contratar personal. Llegó a contar con 12 personas y en el plantel de profesionales que lo acompañaban también había profesores de la carrera que estaba cursando.

Por distintas circunstancias de la vida, en 2009 tuvo que regresar a Bowen y tuvo que empezar desde cero, pero esta vez con una diferencia sustancial, la experiencia acumulada.

Es así que nació Koiron, una empresa vinculada al software y el marketing que rápidamente se insertó en el mercado y empresas como Hellmann’s, Hyundai o Yamaha requirieron de sus servicios.

El crecimiento de la empresa no pasó inadvertido y en 2019 Possumus se fusionó con Koiron e iniciaron un proceso de expansión a gran escalada.

La cartera de clientes incluye a bancos como Supervielle o Santander y el Grupo Pettersen, una compañía aseguradora que está presente en todo el mundo, con sede central en Suiza.

Actualmente, este emprendedor tecnológico bowense, dirige el sector comercial de una empresa que emplea a 120 personas y tiene como premisa, no olvidar sus inicios, ni su tierra.

Y en ese camino que lo lleva por la vida, es un firme defensor de la cultura del trabajo, con una característica particular, con una computadora a mano, se puede exportar conocimiento y valor agregado, sin salir de la casa.

El mensaje de Fernando Bulczynski