Walter Chilczuk, un alvearense en la organización de la Copa América

Walter Chilczuk, un alvearense en la organización de la Copa América

Walter Chilczuk, entrenador alvearense, vive hace muchos años en Estados Unidos y ha sido designado como coordinador de la Copa América.

En comunicación con TVA, el entrenador habló de su actividad, del fútbol, sus costumbres y como no, de Messi. Ubicado en la sede de Los Ángles Galaxi, Juan charló en una video llamada con periodistas de TVA y esto decía: “Hace 7 años que trabajo a tiempo completo en esta lugar, como coordinador de una sede de entrenamiento donde van a estar entrenando equipos como Brasil, Costa Rica, México, y Venezuela” comenzó diciendo Chilczuk.

“Mi trabajo -continuó Walter- es coordinar los entrenamientos para que los equipos tengan todo lo necesario, así durante su estadía en Los Ángeles asegurar que los equipos estén cómodos, con el equipamiento de gimnasio, de fútbol, que esté todo planificado, y después asegurar el desmonte en cada una de las sedes, de aquí viajó a Téxas a realizar el mismo trabajo”.

Con respecto al fútbol Juan expresó la diferencia entre el nuestro y el de Estados Unidos: “Obviamente no es lo mismo en cuanto a pasión, en Argentina todo es más loco, todo es vida o muerte. Acá ves camisetas por todos lados de Messi, también es una locura, pero todo es más normal, hace unas semanas estaba trabajando en un torneo de fútbol donde jugaba el hijo de Messi, llegó él, se sacó algunas fotos y después se sentó en una silla a ver el partido tranquilo entre mucha gente y nadie invadió su espacio”.

Ante la consulta si va a poder estar con el seleccionado Argentino sostuvo, “Lamentablemente no, podría estar en la final, ojalá que llegue, pero por mi trabajo no voy a poder asistir”.

Intenta visitar a sus familiares cada dos años, y eso llevó a charlar de las costumbres argentinas en Estados Unidos: “El asado lo hago seguido, dos o tres veces por semana pero no es igual, la cultura de juntarse con amigos o familiares, acá es distinto, en Argentina se arma un partido a las 22 o 23 horas y acá eso es imposible. Con respecto al mate, yo no era de tomar, pero al llegar EEUU esas cosas se arraigaron mucho más, soy de River y ahora veo muchos partidos más que antes, y así, he llegado a manejar 4 horas para comprar facturas, una cosa de locos”.

Fuente e imagen de video: Gentileza TVA