Una familia necesitó en mayo $ 16.385 para no ser pobre

Una familia necesitó en mayo $ 16.385 para no ser pobre

Una familia tipo porteña necesitó en mayo $ 16.385 para no ser pobre, un 23% más que un año atrás, aseguró un informe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

Según el informe, la Canasta Básica Alimentaria en la Ciudad (el ingreso mínimo para no ser considerado indigente) para una familia tipo (dos adultos y dos niños) fue de $ 6.911.

Y la Canasta Básica Total (CBT), que mide alimentos, indumentaria y algunos servicios públicos y marca el ingreso mínimo que para no ser considerado pobre, fue de $16.385.

En los últimos 12 meses, la CBA porteña registró un incremento de 21,4%; mientras que la CBT acumuló en un año un aumento de 23%, según FIEL.

Respecto a mayo del año pasado, se requirieron $ 3.063  mensuales adicionales para que una familia tipo cubra el costo de la CBT. Y medido por adulto individual, el costo de la CBA alcanzó los $ 2.236 y el de la CBT los $ 5.303.

Diferencias con otras mediciones

Todas estas cifras se ubicaron por debajo de los calculados por la oficina de estadística porteña, que señaló que la canasta básica alimentaria subió 3,4% en mayo y la canasta básica total 3,1%.

Además, son inferiores a los datos del INDEC, que la semana pasada informó que la CBA a nivel nacional aumentó en mayo un 4,8% mensual y la CBT un 3,2%, mientras que la variación interanual fue de 24,9% y 28,4% respectivamente.

Según el organismo nacional, una familia tipo necesitó en mayo percibir ingresos por $ 7.473 para no caer por debajo de la línea de indigencia. Y en el caso de la CBT, ese mismo grupo requirió ingresos por $ 18.833,55 para no ser pobre.

En base a estos números, la canasta básica total aumentó 3,2% durante mayo y acumuló una suba del 12,9% desde que comenzó el año, y 28,4% en los últimos doce meses, sostuvo el INDEC.

 

La última medición del organismo nacional correspondiente al segundo semestre arrojó que el 25,7% de los habitantes eran pobres, y entre ellos 4,6% eran indigentes.

Estas cifras estuvieron sin embargo debajo de la medición del segundo semestre del 2016, cuando el índice de pobreza fue del 30,3% y el de indigencia del 6,1%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *