fbpx

Sin rastros de la odontóloga desaparecida tras un nuevo rastrillaje con 200 policías, perros y drones

Sin rastros de la odontóloga desaparecida tras un nuevo rastrillaje con 200 policías, perros y drones

Un nuevo rastrillaje en  la causa de Gissella Solís Calle, la odontóloga de 47 años desaparecida en Berisso,  terminó sin resultados concretos. Fue con 200 policías, caballos, perros y drones.

Los investigadores reconstruyeron los últimos días de Abel Casimiro Campos, su pareja, que se suicidó en la madrugada del último lunes en un hotel céntrico de La Plata justo cuando la policía estaba por entrar a la habitación. Es que se encontraron restos de veneno en uno de sus bolsillos y la hipótesis principal es que la habría envenenado.

Tras un primer rastrillaje realizado el martes, que no arrojó novedades en City Bell -donde Casimiro Campos tenía una casa-  y el miércoles sin un despliegue de búsqueda, este jueves los resultados fueron por el mismo carril.

El jefe de la DDI de La Plata, Néstor Muñoz, había anticipado a Clarín que no se rastrillaría de nuevo hasta no tener un “nuevo patrón de búsqueda”.

La fiscal platense Ana Medina investiga si la profesional pudo haber sido envenenada por su pareja. “Son llamativas las circunstancias en las que Gissella desapareció”, dijo la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 1, al recibir el miércoles en esa dependencia a la familia de Gissella.

En las primeras declaraciones ofrecidas a los medios, Medina dijo que “se esperan resultados inmediatos” aunque aclaró que “es una tarea muy dificultosa cuando hay una persona desaparecida, y cuando hay otra persona que, estimamos, pudiendo saber su paradero se quitó la vida”, en relación al novio de Gissella.

“En todo caso, en la hipótesis de que Casimiro Campos le hubiera hecho algo a Gissella, hay que seguir sus rastros”, dijo Medina y confirmó que “el último contacto certero que tenemos de ella fue el martes a la noche en una comunicación telefónica”.

Una fuente policial explicó a Télam que en uno de los bolsillos de la indumentaria del hombre encontraron veneno, por lo que esperaban los informes toxicológicos de las dos copas de vino halladas en el departamento de la mujer.

La hipótesis de un posible envenenamiento se fortalece además porque en la vivienda de la odontóloga se encontró restos de vómito en el baño y no se hallaron rastros de sangre en la vivienda ni en la camioneta de su pareja.

Según indicaron fuentes policiales, el trabajo de los investigadores se centra ahora en la reconstrucción de las últimas horas del hombre, mediante el seguimiento de las cámaras de seguridad del municipio y las de los comerciantes de la zona.

“Yo creo que se ha perdido, que está en estado de shock y eso la llevó a irse, quizás él (Casimiro Campos) la golpeó, y está en alguna quinta sin televisión, ella quizás no sabe que la están buscando”, sostuvo por su parte Mariela, hermana de la odontóloga.

“Buscamos a una persona viva, tengo la sospecha de que ella está en algún lado y que perdió la memoria”, completó.

El martes, 200 efectivos policiales realizaron un rastrillaje en la zona de Villa Elisa, a la vera de la Autopista La Plata-Buenos Aires, con resultado negativo.

Hasta ahora, el personal policial y de la fiscalía solo encontró el celular de la profesional luego de que ayer una mujer se presentara en la DDI con un teléfono, elemento que fue incorporado a la causa. Pero el celular estaba reseteado de fábrica, por lo que se dificulta la tarea de los investigadores.

Según el relato de los familiares de la odontóloga, Solís Calle desapareció el miércoles 16 después de una fuerte discusión con su novio a causa de la doble vida que él llevaba desde hacía unos tres años.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *