Se entregó el cura condenado a 13 años de cárcel por violar a un menor

Se entregó el cura condenado a 13 años de cárcel por violar a un menor

El cura Domingo Pacheco se entregó y fue detenido, luego de un mes en el cual se mantuvo escondido de las fuerzas policiales, a pesar de que al mismo tiempo brindó declaraciones desde la clandestinidad a Infobae y a medios correntinos.

Este miércoles será trasladado a la cárcel para comenzar a cumplir su condena de trece años tras las rejas por el delito de “abuso sexual con acceso carnal continuado”.

El abogado de Pacheco, Juan Felipe Rajoy, confirmó a Infobae que su cliente se entregó este martes en la comisaría de la ciudad de Corrientes, donde permanece detenido. Mañana será trasladado a la unidad penitenciaria provincial.

El letrado admitió que debió aconsejarle a Pacheco que se pusiera a disposición de la policía “porque ya no quedaban recursos judiciales posibles, entonces nos pusimos a derecho”. En las últimas horas, el Tribunal de Goya rechazó un último recurso válido para evitar la detención del cura; en consecuencia su abogado le advirtió “que ahora sí se iba a agravar la situación y se lo podía declarar prófugo”.

“Hoy por hoy, queda firme la condena a trece años de prisión”, reconoció Rajoy.

La Justicia de Corrientes había confirmado su detención hace un mes, pero desde entonces Pacheco comenzó a esconderse de la policía, que durante este tiempo realizó allanamientos sin éxito para capturarlo. A pesar de su situación, el cura mantuvo contacto desde la clandestinidad con Infobae y medios correntinos.

“Se allanaron viviendas de familiares, inclusive se apresó por error a su hermano porque es idéntico a él. Luego, permanentemente se fue dialogando con familiares, vecinos y amigos hasta que finalmente se logró pautar la entrega espontánea de Pacheco”, explicó a este medio el jefe de la policía de Corrientes, comisario Félix Barboza.

Pacheco fue condenado a 13 años de cárcel por el delito de “abuso sexual con acceso carnal en la modalidad de delito continuado” hacia Osvaldo Ramírez,un joven que en 2006 tenía 15 años y concurría habitualmente a una parroquia de la ciudad de Esquina, en donde conoció al sacerdote que le arruinó la vida.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *