fbpx

“Reina Carolina”: quién es el cerebro oculto detrás del catastrófico colapso de la plataforma cripto FTX

“Reina Carolina”: quién es el cerebro oculto detrás del catastrófico colapso de la plataforma cripto FTX

Es experta en matemática y CEO de Alameda, el fondo que está detrás de la caída de la empresa de Sam Bankman; cómo armaron su red de complicidades y qué piensan de ella sus colegas.

¿Quién es la protagonista oculta del colapso de la plataforma FTX? Según Forbes, la directora general de Alameda Research, Caroline Ellison, “es una genio de las matemáticas a la que le encanta Harry Potter y correr grandes riesgos, pero también es una de las protagonistas de la catástrofe del FTX de Sam Bankman-Fried”.

“En 2021, se le preguntó a Caroline Ellison, la directora general de Alameda Research que supervisó a los operadores de criptografía que supuestamente jugaron a la ruleta con miles de millones de fondos de clientes de FTX, si tenía algún consejo para su yo más joven. Su respuesta fue seria y breve”.

“Le diría que tuviera menos aversión al riesgo y que creyera más en sí misma”, escribió en una solicitud inédita para la lista de 30 menores de 30 años de Forbes.

Del apogeo a la catástrofe

Sin embargo, según Forbes, “un año después, ese consejo se lee como un epitafio asombrosamente irónico para una de las mayores catástrofes financieras de la memoria reciente, una que la propia Ellison presidió”.

De inmediato, se recordó, “FTX, que en su día fue la segunda bolsa de criptomonedas más grande del mundo, se hundió en un montón de apuestas arriesgadas y tokens sin valor de 32.000 millones de dólares que, según el ex abogado de Enron que se ha hecho cargo de FTX, es el mayor fracaso de los controles corporativos que ha visto en su carrera”. “Y Alameda, la empresa que Ellison dirige, fue uno de sus artífices: fueron las inversiones especulativas de Alameda las que supuestamente se realizaron utilizando los depósitos de los clientes de FTX, llevándose miles de millones sin el conocimiento de los usuarios. Y fue Alameda la que supuestamente encubrió el esquema, ya que el fondo de cobertura se aseguró de que los activos que negociaba en FTX se mantuvieran alejados de su propio balance”, indicó Forbes.

FOTO DE ARCHIVO: El fundador de FTX, Sam Bankman-Fried,
 FTX/vía REUTERSFOTO DE ARCHIVO: El fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, FTX/vía REUTERS

Al declarar la quiebra, “FTX calcula que tendrá más de un millón de acreedores que reclaman daños y perjuicios, entre ellos los empleados de FTX, a los que supuestamente se convenció de que invirtieran los ahorros de toda su vida en la plataforma”.

Además, según Forbes, “los archivos también muestran que Alameda Research concedió tres préstamos personales a los ejecutivos de FTX, con Bankman-Fried pidiendo prestados 1.000 millones de dólares. Y aunque el director general de FTX, Sam Bankman-Fried, era dueño del 90% de la empresa de comercio, era Caroline Ellison la que estaba al frente de Alameda cuando ambas empresas se hundieron”.

Hay poca información disponible públicamente sobre Ellison, “pero las conversaciones con ocho personas que la conocieron, y una entrevista inédita que concedió a Forbes el pasado mes de octubre, pintan una imagen aproximada de una tranquila mujer de las matemáticas que escaló la jerarquía de las criptomonedas hasta que todo se fue al cuerno”.

“En el transcurso de unos años, la adhesión incondicional de Ellison a las travesuras financieras del “nuevo jazz” de Bankman-Fried la lanzó a un giro criptográfico cada vez más amplio de mentiras, engaños y desesperación.

Estudiante estrella

“Antes de encontrarse en el centro del colapso más masivo de las criptomonedas, Caroline Ellison era una estudiante estrella. Era una adicta a Harry Potter. Era consejera de campamento. Era una escritora de escenas de juegos de rol de acción en vivo. Ruth Ackerman, una profesora de matemáticas que enseñó a Ellison en Stanford hace 10 años, calificó a su antigua alumna de “brillante, centrada, muy matemática”, indicó.

“Lo primero que supe de la actual controversia fue cuando la gente empezó a ponerse en contacto conmigo en LinkedIn, diciéndome que retirara mi respaldo a su habilidad como informática”, dijo Ackerman a Forbes.

“Estar cómodo con el riesgo es muy importante”, dijo Ellison en un podcast en mayo. “Hay mucha gente que es muy inteligente, pero no es buena, necesariamente, en el desordenado mundo del trading -especialmente en el de las criptomonedas”, sostuvo.

“Todo su objetivo era maximizar la riqueza”, dijo un antiguo empleado de Alameda. “Nunca vivieron en un mundo en el que no arriesgaran mucho”.

Al respecto, “en marzo de 2018, Caroline Ellison trabajaba en la empresa de comercio cuántico Jane Street cuando uno de sus antiguos compañeros se le acercó con una propuesta que cambiaría su vida.

Mientras tomaban un café en California, Sam Bankman-Fried, un criptoempresario distante, le propuso unirse a Alameda Research, un nuevo fondo de cobertura de divisas digitales en el que estaba trabajando y que explotaría las diferencias de precios del Bitcoin en distintos países. Era el arbitraje perfecto, dijo. El intercambio le ayudaría a alcanzar su objetivo de “ganar para dar” miles de millones a la caridad”.

“Me quedé como, guau, eso suena muy emocionante. Es decir, me encanta Jane Street”, dijo Ellison a Forbes en una entrevista inédita en octubre de 2021. “Fue una decisión realmente difícil de dejar”.

Pero Ellison “se fue, abandonando su cómodo trabajo por una actuación en un cripto Ícaro que se estrelló de forma espectacular la semana pasada. Detrás tanto de Alameda como de FTX estaba Bankman-Fried, un fundador entonces multimillonario, que había fundado FTX dos años después de Alameda para construir lo que él consideraba una bolsa de criptodivisas moderna”.

“Cuando Bankman-Fried decidió alejarse de Alameda para centrarse a tiempo completo en el rápido crecimiento de FTX, Ellison, una tranquila y extravagante hija de profesores de economía del MIT, tomó el relevo como codirector general”, indicó Forbes.

“Mientras FTX implosionaba de forma caricaturesca, pasando de los tuits “Los activos están bien” a la bancarrota en cuatro días, la atención se centró en los 10.000 millones de dólares en activos de Alameda y en su supuesta práctica de canalizar los depósitos de los clientes de FTX para invertir en arriesgadas apuestas especulativas”, se explicó.

FTX implosionó
REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo/File Photo/File PhotoFTX implosionó REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo/File Photo/File Photo

“En los últimos días, Ellison se ha enfrentado a un aluvión de críticas especialmente desagradables por parte de los impulsores de las criptomonedas que la culpan de supervisar la caída de Alameda. Pero en medio ha encontrado algunos defensores en un improbable grupo de personas que han celebrado las reflexiones sobre la ciencia de la raza y el imperialismo en un blog que supuestamente escribió en la universidad”.

Algunos de sus defensores, que la llaman “Queen Caroline”, son seguidores de Curtis Yarvin, un teórico político reaccionario y favorito de la extrema derecha. “Muchas de las personas que han acudido a la defensa de Ellison se reúnen en Urbit, una plataforma peer-to-peer creada por Yarvin”

“Creen que a Ellison se le tendió una trampa para que fuera el chivo expiatorio y afirman que el ex codirector general Sam Trabucco, al que llaman burlonamente “Sam Tabasco”, está detrás de la implosión de Alameda.

Hija de estimados economistas -su padre, Glenn Ellison, es actualmente el director de economía del Instituto Tecnológico de Massachusetts, y su madre, Sara Fischer Ellison, es profesora del departamento de economía de la universidad-, creció en las afueras de Boston, en un hogar lleno de números. Mientras otros niños jugaban con Lego, Ellison aprendía sobre estadística bayesiana antes de la escuela secundaria; un año, en lugar de escribirle a su padre una tarjeta de cumpleaños, le presentó un estudio económico sobre los precios de los animales de peluche en Toys ‘R’ Us. “Definitivamente, estuvimos expuestos a mucha economía”, dijo Ellison anteriormente a Forbes en una entrevista.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *