fbpx

Organismos de derechos humanos le expresaron su preocupación social y económica a la Iglesia

Organismos de derechos humanos le expresaron su preocupación social y económica a la Iglesia

Abuelas de Plaza de Mayo y otras organizaciones se reunieron con Monseñor Oscar Ojea, titular de la Conferencia Episcopal.

Representantes de trece organismos de Derechos Humanos, incluidas las Abuelas de Plaza de Mayo, se reunieron con el presidente de Conferencia Episcopal Argentina, Monseñor Oscar Ojea, para expresar su preocupación por la vigencia plena de los derechos humanos en la Argentina y sus temores con respecto a la actual situación socio-económica del país.

“Nos estamos reuniendo para elaborar un plan estratégico de un regreso a casi 40 años atrás para denunciar la situación argentina, no sólo de nuestros derechos humanos conculcados durante la última dictadura cívico-militar, sino el derecho a vivir en dignidad de una porción enorme de la población en un país riquísimo”, explicó Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas.

“Tuvimos una conversación extensa. Fuimos por los dichos del obispo Olivera, quien nos ha ofendido al reivindicar la teoría de los dos demonios y justificar el accionar de la dictadura”, planteó Carlotto en diálogo con radio La Imposible. “Como es la mayor autoridad de la Iglesia en Argentina podría resolverse si se rectifica o el Papa toma nota vamos a ver qué respuesta hay”, agregó.

La Comisión Ejecutiva encabezada por Ojea expresó que, con fecha 6 de marzo del corriente año, se dio a conocer una declaración en la cual se expresó: “Tenemos la firme convicción de que la Iglesia debe extremar sus esfuerzos para contribuir al camino de la memoria, la verdad y la justicia en todos los campos, especialmente ante la gravedad de los delitos de lesa humanidad perpetrados bajo el Terrorismo de Estado durante los años 1976-1983”.

Aseguró que seguirán con “acciones para condenar las políticas del Gobierno del señor Macri”. “Hay genocidas que aprovechan la ideología del Gobierno, que es tirar tiros y matar, porque no van a ser juzgados”, sostuvo y agregó: “Estos personajes no se arrepienten, nunca confesaron nada en los juicios en los que fueron juzgados y condenados y algunos hasta dijeron que lo volverían a hacer” En ese sentido planteó: “La Iglesia es un poder muy fuerte. Sabemos que el Papa Francisco apoya nuestra posición”. 

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *