Murió Settimio Aloisio, representante clave en las carreras de Batistuta, Caniggia y más

Murió Settimio Aloisio, representante clave en las carreras de Batistuta, Caniggia y más

Primer gran agente del fútbol argentino, el italiano fue eje de las máximas operaciones de la década del ’90 y comparó la llegada del Bati a Roma con la de Maradona a Napoli.

Alo largo de la historia, pocos son los representantes de futbolistas que se transformaron en nombres propios. Entre ellos, el de Settimio Aloisio aparece entre los primeros de la lista. Este martes, el hombre que supo manejar los destinos de Gabriel Batistuta y Claudio Caniggia falleció a sus 89 años.

Gabriel Batistuta Roma

Aloisio y la comparación de la llegada de Batistuta a Roma con la de Maradona a Napoli

La década de los noventa tuvo en Gabriel Omar Batistuta una de las figuras excluyentes del fútbol argentino. Detrás suyo, aparecía Aloisio. El oriundo de Calabria aseguró que el traspaso del goleador desde Fiorentina a Roma fue su mejor operación. “Es la que me dio más satisfacción. Tuvimos a los tres clubes más importantes de Italia en la pelea hasta último momento. Creame que la explosión que provocó Batistuta en Roma sólo puedo compararla a la llegada de Maradona al Napoli. Gabriel apenas iba a dar una conferencia de prensa, pero los hinchas amenazaron al presidente con que lo querían ver. Entonces, en un día con 35 grados de temperatura, de manera espontánea, quince mil personas lo recibieron en el Olímpico“, reflexionó en diálogo con Página 12 días después de aquella operación.

Ronaldo Cruzeiro

Ronaldo, el crack que se le “escapó” a Settimio Aloisio

En abril de 1997, un Ronaldo de 17 años la rompió ante Boca en un amistoso jugado en La Bombonera. En ese entonces, el crack brasileño militaba en Cruzeiro y, después de su actuación, Settimio Aloisio posó sus ojos en él. Pero desde Boca, César Luis Menotti, Carlos Heller y Antonio Alegre le bajaron el pulgar con una justificación que, hoy, es insólita: no le veían pasta de campeón.

La dirigencia del Xeneize pidió esperar un poco más. El costo en ese momento hubiese sido de tan solo 2.800.000 dólares. Pero esa “espera” fue demasiado: a los pocos días apareció PSV y el resto es historia. “Me quería morir“, aseguró Aloisio, a quien le debe haber costado conciliar el sueño después de esa oportunidad perdida.

Los problemas con la ley y la mala experiencia de Diego Latorre en su llegada a Fiorentina

No todo fueron luces en la vida de Aloisio. Algunos problemas con la ley -en Italia como en Argentina- complicaron algunas operaciones, como la del traspaso de Diego Latorre de Boca a FiorentinaGambetita recordó aquella situación, que terminó con Aloisio detenido y enviado a una cárcel en Verona. “Estuve dos meses parado, no me olvido más. Llegué al hotel en Roma y ahí me encontré con el Cholo Simeone, Carnevalli, Caniggia… todos jugadores que cambiaban de equipo en ese momento. Estaba Aloisio y vienen seis carabinieri y se lo llevan, lo arrastran a la habitación. Se lo llevan y le dicen que recoja sus cosas para ir a la cárcel de Verona. Yo quedé varado ahí. Entonces lo llamé a Carlitos Heller y le dije: ‘Quiero volver a Boca, nadie se hace cargo de mi’. Y él me dice que estaba cerrado el libro de pases y que no podía volver. Me quedé tres meses en el hotel esperando. No iba a entrenar… Bajé a tierra, me deprimí mucho, nadie se quería hacer cargo de mí“, contó en ESPN.

La bronca de Aloisio con los grupos empresarios en el fútbol

Después de un “enfrentamiento” con Gustavo Mascardi, otro representante muy popular de su época, Aloisio se terminó retirando y alejando del mundo del fútbol. ¿Sus razones? Los cambios en los manejos y la irrupción de los grupos empresarios en las transferencias.

En el fútbol estamos como estamos por culpa de los dirigentes. La mayoría vive del fútbol. Ninguno tiene otro trabajo: están todo el día en el club para que nadie los pase y se les quede con el negocio. Ahora todos compran y venden jugadores, desde el primer dirigente hasta el último están metidos y ensuciaron el negocio. En un club que tiene diez jugadores buenos, ocho son de los directivos o de sus testaferros. Antes éramos Guillermo Coppola, Gustavo Mascardi, Aloisio y otros. Nombres y apellidos. Ahora son grupos empresarios y nadie sabe quién los integra. ¡Se llenan de plata!“, expresó en una entrevista con la Revista Fortuna.

Fuente: TyC