fbpx

Muerte en Las Heras: la dueña de casa había sido torturada por un ladrón en 2007

Una serie de violentos hechos de inseguridad desatados en 2007 generó reclamos, movilizaciones y el pedido desesperado de acciones concretas para evitarlos. Una de las protagonistas de esas protestas, fue la mujer de 44 años a cuya casa intentó ingresar en la madrugada de ayer, el hombre que finalmente murió desangrado en el hospital Lagomaggiore.

Lamentablemente, para la mujer fue otro hecho traumático vivido en su casa, la misma a la que hace poco más de 11 años ingresaron dos delincuentes. A las 10 de la mañana del 23 de julio de 2007 la mujer fue sorprendida en la vivienda ubicada en la manzana “E” del barrio Parque Norte de Las Heras cuando se disponía a darse un baño.

Hace 11 años. Los Andes publicó el traumático robo en 2007.

Con la toalla aún puesta, se encontró de frente con un hombre que había ingresado al living de la vivienda. Había logrado entrar por una ventana que había destruido. Un cómplice suyo permanecía en el patio. El ladrón estaba visiblemente borracho y, aspirando pegamento de una bolsa, la obligó a quitarse la toalla y a recorrer la vivienda desnuda caminando sobre sus manos y rodillas mientras buscaba elementos de valor que llevarse y la golpeaba con un palo. Ese tormento duró varios minutos.

Y, aunque afortunadamente la víctima no fue violada, sí sufrió las vejaciones, violencia psicológica y muchos golpes por parte del delincuente, que finalmente huyó con un poco de dinero, dos celulares y algo de ropa. La mujer fue una de las encargadas de fundar una asociación de víctimas de delitos, pero en su lucha recibió amenazas de muerte que la llevaron incluso a encabezar esas movilizaciones vistiendo un chaleco antibalas. Casi 12 años después, su vivienda volvió a ser escenario de otra pesadilla.

El fallecido tenía varios antecedentes

El hombre que falleció tras sufrir un profundo corte en su brazo izquierdo, a la altura de la muñeca, fue identificado como Carlos Adrián Sánchez Pereyra, de 41 años. En su prontuario figuran delitos menores y no registraba medidas pendientes a la fecha. Fuentes policiales revelaron que en el registro delictual de Sánchez, figura en 1994 una causa por lesiones.

En 1996, el ahora fallecido, sumó otra causa por “lesiones recíprocas”.

En 1997 Sánchez fue investigado por insultos y amenazas y en 2000 repitió ese delito. Un expediente del año 2000 lleva su nombre por daños al Estado. Los delitos que cometió en vida, al menos los que pudieron comprobarse, fueron menores.

Ahora intentan determinar si pretendía robar en el Parque Norte.

Fuente: Diario Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *