Marruecos encontró una heroína de nueve años

Marruecos encontró una heroína de nueve años

Marruecos ha encontrado su última heroína en una niña de nueve años, Meriem Amjoun, que acaba de ganar el concurso de lectura y expresión en árabe, una iniciativa lanzada desde Dubái con la que se quiere animar a los jóvenes y adolescentes de los países árabes y no árabes a que lean y mejoren su expresión oral. Amjoun es alumna de una escuela de la pequeña localidad de Tissa, en la provincia de Touanate.

La nena se llevó un premio de alrededor de 140.000 dólares con los que se garantiza su educación (ella quiere ser arquitecta) y una ayuda económica para sus padres (Facebook).

Amjoun, la más joven de todos los finalistas, se lleva un premio de alrededor de 140.000 dólares con los que se garantiza su educación (ella quiere ser arquitecta) y una ayuda económica para sus padres, ambos profesores. La niña no lo ha tenido fácil ya que cerca de diez millones y medio de chicos y chicas han participado en el concurso. A la última ronda, que se celebró en la Dubai Opera House, llegaron cinco finalistas. Junto a la marroquí se encontraban también representantes de Egipto, Argelia, Palestina y Jordania, todos ellos menores de 18 años.

Los aspirantes al premio tenían que demostrar que durante el último año habían leído entre un mínimo de 50 y un máximo de 200 libros en árabe, y presentado un resumen de cada uno de ellos.Amjoun asegura que en estos doce meses leyó únicamente sesenta libros, aunque pese a su corta edad ya se acerca a los 300, pero su exposición de un minuto en la final encandiló al jurado y a los participantes en la votación popular, que dieron su favor a la niña marroquí.

La gran estrella del Desafío de Lectura Árabe, nombre oficial del concurso, tuvo también que responder a preguntas del jurado acerca de su país, al que definió como “una parte del paraíso”, o qué significaba la lectura y la cultura para ella. “La lectura puede ayudar a superar la pobreza y la ignorancia. Es como un hospital del alma; es la memoria viva de toda la humanidad”, señaló entre los aplausos calurosos de quienes contemplaban el concurso en directo.

El concurso es una iniciativa del vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed ben Rachid al Maktoum, que ofició como maestro de ceremonias en la final, con la intención de ofrecer estímulos exteriores, en forma de premios económicos, para extender la lectura entre los jóvenes árabes. La idea fue lanzada en el 2016 como un intento de subrayar “la importancia del conocimiento entre las nuevas generaciones para el presente y el futuro de sus comunidades y sus países”. En su primera edición, el pasado año, participaron 7,4 millones de concursantes, que en esta ocasión han crecido hasta los 10,5 millones, un 26% más, procedentes de 44 países.

La victoria de la niña marroquí tomó por sorpresa a casi todos, menos a ella. Entre lágrimas de alegría, Amjoun aseguraba tras conocer su éxito que“esperaba ganar porque me he preparado muy bien para el concurso. Desde el 2017 he leído muchos libros, me he hecho sumarios y esquemas y me he esforzado mucho intentado entender su contenido. Sabía que iba a ser la campeona”.

Las lágrimas de la nena al conocerse el resultado (Facebook).

Entre las primeras felicitaciones no faltó la del propio monarca marroquí, Mohamed VI, que llamó por teléfono a la niña para manifestarle “el orgullo que todos los marroquíes sienten por ella”. “Has representado muy bien a Marruecos. Estamos orgullosos de una heroína como tú y te deseo mucho éxito en tu porvenir”, dijo el rey a la joven. “Me ha preguntado por cómo ha sido la experiencia y las dificultades que he encontrado en mi camino, para terminar con una amable felicitación”, revelaba Amjoun.

El propio monarca marroquí, Mohamed VI, llamó por teléfono a la joven para manifestarle “el orgullo que todos los marroquíes sienten por ella”. Y fue recibida como una heroína en Marruecos (Facebook).

A pesar de todo este orgullo nacional por la gesta de la niña, que desbordó también las redes sociales, los padres de Amjoun parecen optar por la enseñanza en algún país extranjero como mejor camino para su hija. Ella es profesora de Ciencias Naturales y el padre de Filosofía, por lo que conocen a la perfección el sistema educativo marroquí y sus carencias.

Además de Amjoun fueron premiadas la escuela Al Ijhlas de Kuwait por tener las mejores iniciativas para fomentar la lectura entre sus estudiantes y Tasneem Eidi, una profesora francesa, reconocida por sus esfuerzos para potenciar la lectura en los países no-árabes. La edición del año pasado fue ganada por Afaf Raed Sharif, un joven palestino de 17 años.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *