Madonna desata una tormenta política en Lisboa

Madonna desata una tormenta política en Lisboa

El Ayuntamiento de la ciudad está bajo fuego de los vecinos por las ventajas que otorga a la diva

En un ciudad donde estacionar cuesta un ojo de la cara y además es una pesadilla encontrar lugar, que Madonna aterrice con una flota de 15 autos de lujo que ubica en un predio a precio de ganga, resultó en una tormenta política en Lisboa.

La cantante se convirtió así en un dolor de cabeza para sus vecinos en Lisboa y desató una conflicto que golpea de lleno al Ayuntamiento de la ciudad por el ventajoso acuerdo que le permite a la diva estacionar sus autos con tarifa reducida.

La “chica material” utiliza un terreno municipal para estacionar su flota por 720 euros al mes, muy por debajo del precio de mercado en Lisboa, donde estacionar es una pesadilla y una plaza en un estacionamiento privado se alquila por entre 120 y 150 euros mensuales, en función de la zona.

El terreno está detrás del Palacete Pombal, un edificio histórico propiedad del consistorio y muy próximo a la residencia de la cantante, el Palácio Ramalhete, una construcción del siglo XVIII cerca del río Tajo, que antes fue utilizado como hotel boutique.

Los vecinos consideran que el Ayuntamiento beneficia a la cantante estadounidense y la polémica ha crecido en las últimas horas hasta convertirse en uno de los temas estrella de la agenda política e informativa de Lisboa.

“En nuestra junta (barrio), quince o veinte estacionamientos ya hacen una gran diferencia”, lamentó Luís Newton, portavoz del barrio de Estrela, considerada una “zona de gran presión” para conseguir un lugar para estacionar.

Newton denunció en una cadena de televisión local que durante los últimos dos años ha tratado, sin éxito, de conseguir nuevas plazas para los vecinos.

La polémica llegó a los noticieros de TV  que abrieron los micrófonos a los vecinos de la zona.

“Si gana tanto dinero, debería pagar por el estacionamiento las 24 horas del día”, se quejó Pedro Lopes.

En la tormenta también intervino el presidente del Automóvil Club de Portugal (ACP), Carlos Barbosa, para quien es “completamente surrealista” y una “vergüenza” el trato de favor hacia la cantante: “Es una ciudadana más, tenga más o menos dinero que el resto”, añadió en una entrevista con la cadena Sic.

El dirigente del ACP lamentó que, con un transporte público que definió como “francamente malo”, el Ayuntamiento no haya creado más estacionamientos en la ciudad.

A su juicio, el caso de Madonna es una nueva demostración del proceso de gentrificación que vive la capital lusa, donde el precio de la vivienda se ha disparado en los últimos años alimentado por las ventas inmobiliarias de las zonas turísticas, que han sido “compradas por extranjeros o reconvertidas para Airbnb”, agregó Barbosa.

Madonna no es la única que recaló en Lisboa. Hay más personajes de la farándula, como los actores Michael Fassbender, que adquirió un departamento de lujo en el barrio de Alfama; John Malkovich, que es socio de varios restaurantes y una discoteca; y Scarlett Johansson, que también tiene casa en Lisboa.

Para Barbosa, el alcalde lisboeta, Fernando Medina, se ha visto “asombrado” por las celebridades. “Es un sinsentido”, insistió.

Fuente: EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *