“Lo tiraron al piso y le pegaron con la rueda de auxilio en la cabeza”: la escalofriante confesión en el crimen de Tandil

“Lo tiraron al piso y le pegaron con la rueda de auxilio en la cabeza”: la escalofriante confesión en el crimen de Tandil

La detención en la madrugada de este martes de dos sospechosos más por el crimen de Jorge Bustamante, el joven de 25 años oriundo de la ciudad de Tandil asesinado tras desaparecer de su casa en el contexto de un posible crimen sexual, comienza a darles indicios más certeros a los investigadores. Los nuevos detenidos son Ángel Tami, un joven de 20 años que trabaja en un matadero de la zona, y Javier Ramírez, de 19, que se desempeña como albañil: ambos tienen antecedentes penales por robo de acuerdo a registros provinciales. Las zapatillas de Bustamante habrían sido encontradas en el allanamiento donde fue encontrado uno de ellos.

Ahora, en base a pruebas, la autopsia al cuerpo de la víctima y la declaración indagatoria fundamental de Nahuel Morales, el primero de los detenidos, el fiscal Gustavo Morey reconstruye las horas previas a la muerte de Bustamante.

Morales se sentó el lunes cerca de las 19 horas y confesó en su indagatoriacómo fueron las horas previas al crimen. Señaló que entre él y los nuevos detenidos citaron a Jorge a un encuentro sexual que en realidad era una trampa para robarle: los tres formarían una banda dedicada a asaltar. Durante este encuentro llegaron al lugar tanto Ramírez como Tami con la intención de asaltar a a la víctima.

En el momento del asalto, Bustamante se defendió y habría reconocido a uno de los agresores, lo cual provocó un ataque con una violencia inusitada.

“Lo tiraron al piso y le pegaron con la rueda de auxilio en la cabeza”, señaló Morales ante el fiscal. Este extracto de la declaración al que pudo acceder Infobaecoincide con la autopsia realizada al cuerpo que habla de fuertes contusiones en el cráneo.

Lo otro que señala el peritaje al cadáver es que Bustamante falleció producto del ahorcamiento por lazo con un cinturón de cuello. Todavía no se pudo determinar si la posición del cinto formó parte de un juego sexual previo al robo o si fue lo primero que encontraron los atacantes para rematarlo.

Los minutos posteriores al homicidio están en plena investigación; no se descarta que pusieran el cuerpo en el baúl del propio auto de la víctima para luego arrojarlo desde un puente al arroyo Langeyú donde finalmente fue encontrado por un pescador cinco días más tarde.

Tanto Tami como Ramírez son indagados por el fiscal en las últimas horas: al menos uno de ellos negó cualquier tipo de vínculo con los otros dos detenidos. La calificación por la cual están imputados es homicidio criminis causa, es decir quelo habrían asesinado para ocultar el robo. Por su parte, Morales fue acusado de homicidio en ocasión de robo, ya que él, en principio, no habría tenido intención de matarlo como sí tuvieron los otros dos.

Un dato por demás llamativo surge del análisis que se hizo del perfil de Facebook de Ramírez. Allí se puede ver una publicación del mismo miércoles 24 de octubre, es decir, el mismo día de la desaparición de Bustamante, en la que sube una foto suya con una cerveza y un cigarrillo en la mano con la leyenda “al final te acostumbras y sonreís aunque todo sea una mierda”.

El sospechoso cierra el texto con un emoticón sonriente.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *