fbpx

Los neoyorquinos abandonan la ciudad y levantan una morgue de emergencia

Los neoyorquinos abandonan la ciudad y levantan una morgue de emergencia

Cerca del 60% de los nuevos contagios están en la zona metropolitana de Nueva York y la expansión del virus es 10 veces más grave que en otras partes del país.

Las alarmas en Nueva York están totalmente encendidas. Los contagios por coronavirus​ se han disparado y la ciudad que es la capital financiera del mundo, que congrega millones de turistas de todo el planeta, ahora es considerada “zona de alto riesgo”. Tanto que han comenzado a levantar una morgue de emergencia en la ciudad para poder albergar la enorme cantidad de muertos que se espera.

Las autoridades creen que el pico de coronavirus de la ciudad puede llegar mucho más temprano de lo que esperaban y ya toman medidas de emergencia a nivel de China y Europa, donde se han visto sobrepasados por la pandemia. Se anunció, por ejemplo, que todo aquél que haya salido de Nueva York estos días debe cumplir con estricto período de 14 días de cuarentena.

Cerca del 60% de los nuevos casos en todo Estados Unidos están en la zona metropolitana neoyorquina y la expansión del virus es 10 veces más grave que en otras partes del país, según afirman los funcionarios de la Fuerza Especial Coronavirus de la Casa Blanca.

A pesar de que la mayoría de los neoyorquinos están recluidos en sus casas, que las calles y las avenidas están vacías, con negocios cerrados y solo servicios esenciales, este miércoles, las cifras asustaban: había más de 30.000 contagiados, con 271 muertos en todo el estado de Nueva York, mientras que en la ciudad había 15.600 y 192 muertos. En Estados Unidos hay hoy unos 55.000 casos, con 800 muertos.

“A todos los que viven en el área de Nueva York y que han viajado les pedimos que midan su temperatura, que estén atentos a los síntomas y que se queden aislados por 14 días”, pidió el vicepresidente Mike Pence, “Nueva York es un área de alto riesgo”.

Los expertos advierten que mucha gente ha abandonado la ciudad estos días y se recluyó en lugares en las afueras como Long Island, donde hubo un incremento de casos.

El subte, uno de los símbolos de la ciudad, el que tiene más estaciones del mundo, este miércoles redujo su servicio por la caída de pasajeros y el aumento del empleados enfermos de coronavirus.

Esta semana viajó solo un 13% de los que solían hacerlo en la misma época el año pasado, una caída del 87%, dijeron las autoridades. 52 empleados se han contagiado de la enfermedad que hoy azota al planeta pero igualmente el servicio sigue funcionando para transportar trabajadores de servicios esenciales, aunque en forma reducida.

El propio gobernador neoyorquino Andrew Cuomo ya viene advirtiendo estos días de la emergencia. Brinda una conferencia de prensa diaria, que la televisión sigue en directo, y se ha convertido en un referente nacional en la lucha contra el coronavirus.

El gobernador, del Partido Demócrata, ofreció este miércoles un mensaje humano pero también político. ¿Por qué Nueva York tiene más casos que cualquiera en el país?, se preguntó. Dio un par de razones. “Primero, porque nosotros damos la bienvenida a gente de todo el mundo”, señaló, en referencia a la inmensa cantidad de turistas que la ciudad recibe.

“Segundo, porque nosotros estamos cerca. Vivimos cerca del otro, caminamos cerca en las calles, estamos cerca en el ómnibus, en los cines, como en ningún otro lugar en el país”, explicó. “Nuestra proximidad nos hizo más vulnerables. Pero es también nuestra mayor fuerza. Nuestra aceptación del otro, nuestra apertura nos hace especiales”, afirmó conmovido. Fue un mensaje también para el presidente Donald Trump, que busca construir muros en las fronteras y limitar el ingreso de inmigrantes.

Dijo también que espera que los hospitales de la zona, que ya trabajan al límite, colapsen con 140.000 pacientes que estiman para las próximas semanas. Explicó que los nuevos casos se duplican cada tres días, a pesar de los esfuerzos de los habitantes y las autoridades. Espera un pico para mediados de abril, dijo.

“No achatamos la curva, la curva está en realidad creciendo”, se alarmó el gobernador. “El pico es más alto de lo que pensábamos y será más pronto de lo que pensamos. Es una mala combinación”, agregó.

Trabajadores en uniformes militares comenzaron a levantar una morgue improvisada para albergar posibles víctimas en este pico. Según revelo The New York Post, se instalaron trailers con equipos de refrigeración afuera del hospital Bellevue de Manhattan, uno de los lugares donde se armó una morgue tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Un grupo de hombres con trajes camuflados y barbijos armaron también una serie de carpas sanitarias blancas en la calle, que están flanqueadas por vallas metálicas. Una fuente del operativo le dijo al Post que llegarían trailers adicionales y que otras instalaciones similares se armarían en otros hospitales de la ciudad.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *