La salida de Sampaoli de la selección: la tensión le dio paso a la ingeniería financiera

La salida de Sampaoli de la selección: la tensión le dio paso a la ingeniería financiera

El Sampaoli tiene contrato, es el técnico de la selección”, había dicho Claudio Tapia . Si alguien ingenuamente creyó que se trataba de una prueba de respaldo, cayó en la trampa. Horas más tarde, aceleró su plan destituyente, el auténtico, el que lo moviliza desde la eliminación de la selección del Mundial de Rusia.

” Sampaoli es el técnico de la selección, tiene contrato y tiene que ir a dirigir a L’Alcúdia. Tiene que ir él, ya está designado. Los hombres de bien cumplen su palabra y él dio su palabra“, enfatizó el viernes por la tarde al marcharse de la AFA. Inverosímil: el hombre que exige cumplir la palabra presiona para romper un contrato que él firmó. Y hasta más allá de su mandato. Es que Tapia siempre tuvo un plan: hostigarlo al director técnico hasta la sofocación para que el entrenador se rinda a negociar una salida por mucho menos dinero de lo que establece un vínculo hasta Qatar 2022. Con la llegada al país de Fernando Baredes, abogado y representante del entrenador, se precipitó un escenario de ingeniería financiera con una inmodificable dirección: el final del ciclo del entrenador.

Se trató de una jornada agitada. De rumores y sentencias. Mientras al mediodía Daniel Ferreiro, vocero de Tapia, alentaba una evaluación colegiada que llegaría más adelante (“Esta AFA no va a decidir en base a la histeria colectiva. Va a decidir en base a lo que le haga bien a la selección y a los clubes”, expresó en radio El Mundo), Daniel Angelici , desde los Estados Unidos, con Boca de pretemporada, iba en la misma dirección y extendía la definición al Comité Ejecutivo que se reunirá entre finales de julio y la primera semana de agosto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *