fbpx

La NASA ya avistó el asteroide contra el que chocará su nave DART para salvar la Tierra: el impacto será en pocos días

La NASA ya avistó el asteroide contra el que chocará su nave DART para salvar la Tierra: el impacto será en pocos días

Comenzó la cuenta regresiva y el cohete ya está en posición para iniciar su recorrido para interceptar asteroide.

El 24 de noviembre de 2021 la NASA lanzó al espacio la nave DART, una misión extraordinaria, sin precedentes: debe impactar con un asteroide para desviarlo de su órbita con el objetivo de probar la tecnología que sería necesaria para evitar una colisión contra la Tierra.

Ahora, tras casi diez meses de vuelo, la nave de la NASA ya tiene a la vista su objetivo. La Agencia Espacial ha publicado la primera imagen captada desde la nave.

Se trata de un sistema binario de asteroides relativamente cercano a la Tierra, formado por Didymos, de unos 780 metros de diámetro, y Dimorphos, de unos 160 metros, que es contra el que se producirá el impacto.

La nave DART por supuesto es muchísimo más pequeña que el asteroide: mide cien veces menos. Pero el objetivo no es destruirlo, sino desviarlo y así anular una posible amenaza.

El impacto contra Dimorphos se producirá el 26 de septiembre, y el evento se transmitirá en directo. A pesar de que ninguno de los dos asteroides constituye un peligro para nosotros, la prueba forma parte del programa de Defensa Planetaria de la NASA, será la primera de este tipo que se realiza en el mundo.

¿Qué es la misión DART de la NASA?

La nave DART (por las siglas en inglés de test de redirección doble de asteroides) de la NASA fue encapsulada en noviembre de 2021 en la zona de carga útil del cohete Falcon 9 de SpaceX, en la Base de la Fuerza Espacial de Vandenberg, en California. El lanzamiento se ejecutó el 24 de noviembre pasado y todo se desarolló sin complicaciones.

“Este es realmente el principio de la culminación del trabajo y el esfuerzo de cientos de personas en la NASA y otros centros durante muchos años”, dijo oportunamente tras el lanzamiento Kelly Fast, científica de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la agencia espacial.

La Prueba de Redirección de Asteroides Doble de la NASA, o DART, que hasta hoy viene resultando según el plan establecido, es la primera prueba de defensa planetaria a gran escala del mundo, que demuestra un método de tecnología de desviación de asteroides. Es la primera misión para probar tecnologías que prevengan posibles impactos de asteroides, o su amenaza.

Dos asteroides

Haciendo honor a su nombre, DART es una misión centrada en demostrar que una nave espacial puede navegar de forma autónoma hasta un asteroide objetivo y colisionar intencionadamente con él (lo que se denomina impacto cinético) a unos 6 kilómetros por segundo.

Su objetivo, que no supone ninguna amenaza para la Tierra, es el asteroide Dimorphos (en griego significa “dos formas”), que orbita alrededor de un asteroide mayor llamado Didymos (en griego significa “gemelo”).

Como parte de la estrategia más amplia de defensa planetaria de la NASA, DART probará simultáneamente nuevas tecnologías y proporcionará datos importantes para mejorar las capacidades de modelización y predicción de colisiones, y preparar a las agencias espaciales para prevenir las amenazas de asteroides en un futuro, en caso de que se descubra uno.

“Muy pocos de los miles de millones de asteroides y cometas que orbitan alrededor de nuestro Sol son potencialmente peligrosos para la Tierra y, al menos durante el próximo siglo, ningún asteroide conocido amenaza nuestro planeta“, explica la agencia espacial norteamericana en la web de la misión DART.

DART está diseñada para demostrar que un asteroide que podría causar devastación regional -uno de apenas unos cientos de metros de diámetro- puede ser desviado estrellando intencionadamente una nave espacial contra él.

“Este método, denominado desviación por impacto cinético, es sólo uno de los varios métodos propuestos para redirigir asteroides potencialmente peligrosos, pero actualmente es el método más maduro desde el punto de vista tecnológico”, explica la NASA. Tras el impacto, el equipo de investigación medirá el grado de desviación del asteroide mediante telescopios en la Tierra.

DART tiene varios sistemas integrados que permitirán enviar una serie de datos previamente al impacto, que se seguirá desde la Tierra y tiene previsto producirse el próximo 26 de septiembre de 2022. Los astrofísicos han formulado una serie de cálculos sobre el papel, y la prueba de colisión cinética de DART, retransmitida a la Tierra con los sistemas de abordo de la nave, permitirán conocer si la realidad se ajusta a lo esperable.

Además, DART cuenta con una cámara llamada LICIACube, desarrollada por la Agencia Espacial Italiana, que se desacoplará diez días antes de la colisión para capturar el evento.

Nave autónoma

DART también lleva a bordo una sistema de navegación autónoma desarrollado por el laboratorio de física aplicada de la universidad John Hopkins, el SMARTNav. Este sistema permite a la nave guiarse por sí misma sin ayuda del operador. Se espera que de forma autónoma DART identifique y distinga entre Didymos y Dimorphos, y luego dirija y maniobre de forma independiente la nave espacial durante sus últimas cuatro horas antes del impacto.

La nave espacial es aproximadamente 100 veces más pequeña que Dimorphos, por lo que no destruirá el asteroide. “Esto no va a destruir el asteroide, solo le dará un pequeño empujón y desviará su camino alrededor del asteroide más grande”, dijo Nancy Chabot, líder de coordinación de DART en el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Maryland.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *