La “guerra contra las pajitas” llega a la Argentina

La “guerra contra las pajitas” llega a la Argentina

Pinamar las prohibió. Lo mismo podría hacer Mar del Plata. Y ambientalistas piden una Ley nacional en el mismo sentido.

Las pajitas —o sorbetes— de plástico se convirtieron en los últimos meses en un blanco prioritario para organizaciones ambientalistas de diferentes latitudes. Y la movida tiene ya eco concreto en la Argentina. Pinamar, localidad pionera en el tema, decidió la prohibición de los sorbetes plásticos desde el 1 de diciembre de este año. En Mar del Plata, un proyecto de ordenanza impulsado por concejales de distintos bloques propone primero reducir y luego prohibir el uso de sorbetes y vasos plásticos. A la vez, una campaña online impulsada por militantes ambientalistas está pidiendo al ministro de Ambiente de la Nación que se prohíba en todo el territorio nacional la comercialización y el uso de sorbetes plásticos.

El proyecto marplatense fue promovido —informó el sitio Qué— por Santiago Bonifatti (Sumar por Mar del Plata), Ariel Ciano (Frente Renovador), Natalia Vezzi (UCR), Ariel Martinez Bordaisco (UCR), Marcos Gutiérrez (Unidad Ciudadana) y Marcelo Carrara (Agrupación Atlántica).

Bonifatti señaló que hace tiempo que los ambientalistas notan que “los sorbetes son uno de los productos más encontrados” cuando se hacen las habituales limpiezas en las playas.

El proyecto de ordenanza plantea dos etapas para generar el menor perjuicio posible a aquellos comerciantes que se hayan estoqueado de sorbetes y vasos plásticos. En un primer momento se propone una reducción de uso y, después del verano, se plantea directamente la prohibición del uso de esos productos, según detalla Qué.

Pinamar, en tanto, mediante la Ordenanza número 5202/18, de principios de mayo de este año, creó un programa para la reducción de la utilización de sorbetes y vasos plásticos o similares. La misma norma determina que a partir del 1 de Agosto de 2018 “los comercios que operen dentro del Partido de Pinamar, deberán reducir la utilización y entrega de sorbetes y vasos plásticos o similar”. Mientras que a partir del 1 de Diciembre de 2018, “quedará prohibido en todo el Partido de Pinamar, la utilización, entrega y expendio de sorbetes y vasos plásticos o similar”.

A la vez, en la plataforma Hagamos Eco, de Greenpeace Argentina, se recogen adhesiones para la campaña “Argentina libre de sorbetes”, dirigida a Sergio Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable. “Estimado Ministro: por favor, solicito que cree una ley que prohíba la utilización y comercialización de sorbetes en la República Argentina”, puede leerse en la presentación de la iniciativa.

Entre los argumentos de la solicitud a Bergman se indica que “el plástico afecta significativamente al océano y a toda la vida marina. Los animales confunden los restos plásticos con comida y se mueren al ingerirlos o los lastima sobremanera”.

“Además —sigue el texto—, el sorbete está hecho de petróleo, se utiliza por unos segundos y se descarta. Esto afecta a nuestra salud, a nuestro océano, a nuestras playas, ríos, lagos, lagunas y a cientos de animales“.

Una lucha internacional

Desde el 1 de julio, los más de 5.000 restaurantes, cafés y comercios de alimentos de la ciudad de estadounidense de Seattle, tienen prohibido distribuir pajitas y utensilios de plástico, so pena de multas de un mínimo de 250 dólares. La medida, que según medios locales convierte a Seattle en una de las primeras grandes urbes de EE.UU. en prohibir este tipo de artículos de plástico, abarca pajitas, tenedores, cucharas y cuchillos. En caso de que un cliente solicite alguno de estos utensilios, el comercio deberá proveer alguno reciclable.

 

Según un estudio de la revista estadounidense Science, ocho millones de toneladas de restos de plástico son vertidos cada año en los mares del planeta, el equivalente a 250 kilos por segundo. Entre esos residuos, las pajitas ocupan un lugar preeminente.

“Las pajitas se sirven de forma automática con los vasos en los bares. Son demasiado pequeñas para reciclarlas, pasan todos los filtros”, afirmó a la agencia de noticias AFP Yasmine El-Kotni, cofundadora de la asociación francesa Bas les Pailles, que pidió su prohibición en Francia mediante una campaña en el sitio change.org.

Por su parte, Gran Bretaña anunció en abril su intención de prohibir, entre otros objetos de plástico, las pajitas, a fines de año. Y McDonald’s prueba desde mediados de junio dos alternativas a las pajitas de plástico: las biodegradables y los vasos con cierre integrado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *