fbpx

La Argentina vuelve a ejercicios militares en el exterior pero con bajo presupuesto

La Argentina vuelve a ejercicios militares en el exterior pero con bajo presupuesto

Tiene a su cargo una fase del ejercicio Panamax 2018, pero no desplegará efectivos en el terreno.

Sin anuncios, y en el medio de la polvareda que despertó la reciente reforma del sistema de Defensa, el Gobierno logró un triunfo. El Senado le aprobó días pasados un paquete de ejercicios militares en el exterior, en los que se precisa el aval para la entrada y salida de tropas extranjeras. Y si bien el proyecto de ley debe pasar por Diputados aún, una de las prácticas ya comenzó el pasado lunes 30 y durará hasta el viernes 10. Argentina lidera uno de sus grupos aunque aggiornado a su escasez de presupuesto. 

El ejercicio que del que participa con otros países de la región es el  PANAMAX 2018, un ejercicio multinacional y anual, nacido en 2003 y focalizado en la seguridad del Canal de Panamá. Su anfitrión es el Comando Sur de los Estados Unidos, pero año a año varios países lideran determinadas prácticas. En 2018 le tocó a Colombia liderar el Comando del Componente de Fuerzas de Tierra Combinado (CFLCC), Brasil lidera el Comando del Componente de Fuerzas Marítima Combinado (CFMCC) y Argentina, el Comando del Componente de Fuerzas Combinadas Especiales (CFSOCC).

La diferencia con los otros países es que, por los recortes de presupuestos, el ejercicio que Argentina realizará será a través de lo que se llama “ejercicios de mesa”. En estos, aunque van algunos pocos efectivos, no se despliegan ni medios ni tropas ni recursos en el terreno sino que se desarrolla la práctica en gabinete con una simulación de verdaderos elementos de combate. Por cierto, el ministro Oscar Aguad dijo a Clarín en la cena de Camaradería, el último martes, que recortará aproximadamente un 25% de los gastos del Ministerio fuera de lo que son salarios. Es decir, en equipamiento y prácticas.

El PANAMAX 2010, sobre el Canal de Panamá.  Foto AP/Arnulfo Franco)

El PANAMAX 2010, sobre el Canal de Panamá. Foto AP/Arnulfo Franco)

Aún así, la participación de Argentina es en sí un hecho teniendo en cuenta que hasta hace dos años la cooperación militar con otros países que no fueran Venezuela, Brasil, Bolivia o Chile, se había suspendido o reducido. En particular con Estados Unidos, el mayor promotor de estas prácticas en el continente, con el que imperaba una fuerte tensión. Después, al asumir Mauricio Macri, el kirchnerismo bloqueó algunos de los dictámenes que debían sacar adelante en el Congreso estas prácticas.

Consultado por Clarín,  el subsecretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa, José Luis Vila, destacó que la importancia de participar del PANAMAX, como en otros ejercicios que restan por hacer, es la de “volver a la rutina de un vínculo con los países en el mundo y con ello volver a tener mejores prácticas”. Vila, coincidentemente el funcionario que fue amenazado reiteradamente y que denunció ante la justicia haber recibido una encomienda con trotyl, dijo que aislarse de estos ejercicios era un “serio error”. Remarcó que existe una práctica de solidaridad entre los países a nivel internacional que se evidenció en la búsqueda internacional del desaparecido submarino ARA San Juan (con sus 44 integrantes). “En nuestra doctrina de la defensa la seguridad colectiva exige reciprocidades”, redondeó. 

Según se informó, el PANAMAX 2018 ejercitará una serie de respuestas a demandas del gobierno de Panamá sobre cómo proteger y garantizar el tránsito seguro del tráfico por el Canal de  Panamá, y asegurar su neutralidad y respeto a su soberanía, teniendo en cuenta que este estuvo bajo administración estadounidense durante 85 años.

El PANAMAX es un ejercicio diseñado para intentar darle estabilidad a las operaciones de apoyo a una resolución ficticia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Se pone en juego la capacidad de los países para la interoperatividad, y la práctica de los efectivos en situaciones multinacionales. Además de Brasil, Chile, Colombia y Estados Unidos, participan Bélice, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago. En su momento Venezuela protestó contra este ejercicio por considerarlo un “preparativo” de Washington para “invadirlo”. Y lo que se hizo fue evitar cualquier tipo de roce con sus aguas nacionales, según comentaron fuentes castrenses.

Hubo otros ejercicios combinados que fueron aprobados en el Senado y deben pasar por Diputados. Entre ellos están Acrux, Atlasur, Alligator, Exponaval 2018, Fraterno, Gringo Gaucho, Integración, Team Work South y Unitas Atlantico.

Fuente: Clarín 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *