La Guerra de las Malvinas fue un enfrentamiento bélico entre Argentina y Reino Unido que sucedió en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur.

La guerra se desarrolló entre el 2 de abril de 1982, día en que una fuerza militar argentina desembarcó en Malvinas e izó la bandera nacional en Puerto Argentino, y el 14 de junio del mismo año, fecha acordada del cese de hostilidades.

El origen de la guerra fue el intento por parte de Argentina de recuperar la soberanía de las islas, a las que las Naciones Unidas consideran territorios en litigio entre Argentina y el Reino Unido, aunque este último los administra y explota.

Luego, Gran Bretaña envió una poderosa flota a reconquistar las islas, y se inició de ese modo una guerra que duró 74 días. La misma finalizó con la rendición argentina el 14 de junio.

En la batalla murieron 649 argentinos y 258 británicos, fueron heridos 1.188 y 777 soldados, respectivamente. La derrota precipitó la caída de la junta militar que gobernaba la Argentina, mientras que en el Reino Unido la victoria ayudó a la reelección del gobierno de Margaret Thatcher en 1983.

Por este motivo, en noviembre del 2000, el día 2 de abril fue declarado Día de los Veteranos y Caídos en Malvinas en homenaje a todos los combatientes caídos y los sobrevivientes de la guerra de Malvinas y sus familiares

Nuestros héroes que volvieron de Malvinas, sufrieron los embates de las posguerra, pesadillas, traumas y evocación de escenas de guerra entre otros problemas, ni la sociedad, ni los políticos estuvieron a la altura de la circunstancia.

Los pueblos deben recordar y rendir tributo a quienes quedaron en las islas y homenajear toda la vida a quienes, sacrificaron su juventud mental, para defender a la patria.

 

¡Honor y gloria a los héroes de Malvinas. Prohibido olvidar!