fbpx

Estados Unidos llevó a cabo su primera ejecución de 2019

Estados Unidos llevó a cabo su primera ejecución de 2019

Estados Unidos llevó a cabo este miércoles su primera ejecución de 2019, la de un hombre condenado por asesinar a un oficial de policía hace 30 años durante un intento de robo.

A Robert Jennings, de 61 años, lo declararon muerto a las 18:33 hora local (00:33 del jueves GMT) tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville (cercana a Houston), notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

Sus últimas palabras fueron: “A mis amigos y a mi familia, este fue un bonito viaje. A la familia del policía, espero que esto les dé paz y espero que estén bien. Disfruten los momentos de la vida porque nunca los recuperamos”.

Jennings apeló en múltiples ocasiones desde su sentencia en 1989, y sus partidarios destacaron su difícil educación y sus limitaciones intelectuales en sus pedidos de clemencia. /Departamento de Justicia Criminal de Texas via AP/

Jennings apeló en múltiples ocasiones desde su sentencia en 1989, y sus partidarios destacaron su difícil educación y sus limitaciones intelectuales en sus pedidos de clemencia. /Departamento de Justicia Criminal de Texas via AP/

Jennings fue condenado a muerte en 1989 por el asesinato el 19 de julio del año anterior del policía Elston Howard, que en ese entonces tenía 24 años.

De acuerdo a documentos judiciales, Jennings y su amigo David Lee Harvell salieron esa noche hacia un club de striptease, pero cuando no les dejaron entrar por no llevar documentación, optaron por robar una librería erótica.

En esos momentos, el agente Howard estaba deteniendo al empleado de la librería por exhibir ilegalmente películas pornográficas cuando entró Jennings, quien caminó hacia él y le disparó dos veces.

Después de que el oficial cayera, le volvió a disparar antes de robar la recaudación del negocio y huir a su vehículo, donde le dijo a su cómplice que había abatido a un “guardia de seguridad”.

A Jennings lo encontraron horas después en un hospital de Houston al que acudió para tratarse la herida de bala y confesó el asesinato del policía.

Por ese crimen, a Jennings, que en 1988 tenía 30 años y que había entrado y salido de prisión varias veces por diversos robos, fue condenado a muerte; mientras que su cómplice recibió una pena de 55 años de cárcel.

Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena de muerte en 1976, en EE.UU. han sido ejecutados 1.491 reos, 559 de ellos en Texas.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *