fbpx

El tremendo récord que habría alcanzado Gallardo

El tremendo récord que habría alcanzado Gallardo

Si el fútbol no se hubiera frenado el mes pasado, este martes el técnico de River habría llegado a una marca que muy pocos entrenadores tuvieron en la historia del club. Enterate cuál es.

Después de casi seis años al frente de River, se pueden encontrar varias cosas que fastidian a Marcelo Gallardo. La injusticia es una. Ver relajación en los suyos es otra. La mentira, las críticas malintencionadas. Nada raro para un entrenador. Aunque posiblemente una de las cosas que más bronca le genere es el diario del lunes, el qué hubiera pasado si… “No me quedo con el qué hubiese pasado: eso es una cagada. Odio eso, no existe”, dijo MG a principios de año, acaso refiriéndose a los que le cuestionaron alguno de los cambios que hizo en aquella final con Flamengo. En todo caso, tal vez le moleste bastante menos, o nada, leer esto: en ese mundo paralelo de cosas que podían ser y que no fueron, este martes el Muñeco estaría cumpliendo sus 300 partidos como entrenador de River. Y es que sin la emergencia sanitaria en la que se encuentra el país y el mundo desde hace algunas semanas, y suponiendo entonces que el fútbol continuaba con el calendario que ya estaba establecido a nivel local e internacional, Gallardo habría dirigido hoy su partido número 300 en Juliaca, Perú, a 3.825 metros sobre el nivel del mar (el encuentro con mayor altura de toda la historia de River) contra Binacional por Copa Libertadores. Habrían pasado ya los encuentros contra Atlético Tucumán por Copa Superliga (que River decidió no jugar para preservar la salud de los suyos y generar consciencia por más que esa fecha se haya disputado a puertas cerradas), otro con San Pablo en el Morumbí por la Libertadores,y dos más a nivel local: Talleres en Córdoba y Argentinos en el Monumental.

Son 295 los partidos que lleva el ciclo Gallardo (incluidos, claro, los 11 en los que su ayudante Matías Biscay ocupó su lugar en el banco): esta noche habría alcanzado la meta de los 300, un número que contados entrenadores pueden ostentar en la Primera de River: sólo Ángel Labruna (¡520 encuentros!), José María Minella (443), Ramón Díaz (368) y Daniel Passarella (323). En ese ranking imaginario, el Muñeco ya había superado el año pasado a Renato Cesarini (274) y antes a Emérico Hirschl (190) y Víctor Caamaño (120). De los 295 juegos que ya lleva el deté en el club, ganó 154, empató 83 y perdió apenas 58, con un porcentaje de efectividad increíble del 61,58%. También ostenta otras marcas en la materia: desde el año pasado es el entrenador con más partidos dirigidos de River en Copa Libertadores (van 63), superando el récord del Feo (56). En su último partido dirigido de CL, contra Binacional (8-0), su era superó la barrera de los 500 goles (501), algo que sólo un puñado de entrenadores consiguieron también: Angelito, Minella, Ramón y Cesarini. ¿Y en contra? A su River le convirtieron 260 veces, casi la mitad de sus tantos a favor.

Ahora bien, entre la impresionante cantidad de encuentros que lleva el Muñeco: ¿con cuál se queda él? Lo respondió hace un tiempo: más allá de la obviedad de la gloria en el Bernabéu o el resto de las eliminaciones a Boca, él se queda con uno en especial: “Sería injusto decir uno solo, pero… No tiene que ver con una victoria, que es más fácil. Contra Independiente del Valle hicimos todo lo que había que hacer, ganamos, pero no alcanzó la diferencia y quedamos afuera. Si te sentís representado en la derrota, es un orgullo enorme. Y la gente lo hizo”.

Desde hace años que Gallardo se sienta en la mesa de los grandes. Y desde hace un tiempo que lo hace en la cabecera, apenas con Angelito enfrente. Y no sólo por ser el entrenador más ganador de la historia del club con 11 títulos: el tipo rompió todo tipo de récords. De imbatibilidad, partidos invictos, dar al menos una vuelta olímpica durante seis años consecutivos, bicampeonatos sudamericanos, cantidad de victorias al hilo en un mismo torneo en la era profesional, la racha en cruces mano a mano y decenas de hitos más. Cuando vuelva el fútbol hay garantías de que seguirá anotándose muchos otros.

Fuente: Olé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *