El juez federal Walter Bento sumará una nueva imputación

El juez federal Walter Bento sumará una nueva imputación

La detención del abogado Francisco Álvarez abrió nuevamente el juego en la instrucción federal. Un presunto contrabandista, también será acusado.

Los allanamientos masivos para continuar con la investigación contra la banda dedicada a sacar presos a cambio de grandes sumas de dinero en dólares que, presuntamente, lideraba el juez federal Walter Bento comenzaron este lunes a las 16 en diversos domicilios del Gran Mendoza. Y los lideraron policías de Investigaciones de Mendoza.

Uno de los escenarios elegidos fue la propiedad del coqueto barrio Palmares en Godoy Cruz del abogado Francisco Chato Álvarez, quien para la Justicia tenía estrecha relación con el llamado nexo de la organización, Diego Aliaga, el ex despachante de aduana asesinado el año pasado, y también con el titular del Juzgado Federal Nº1 de la provincia.

El objetivo de las medidas solicitadas por el fiscal general federal Dante Vega (aprobadas por el juez federal subrogante Leopoldo Rago Gallo) era sumar pruebas para terminar de cerrar la hipótesis que sostiene que Álvarez pagó coimas a través de Aliaga para beneficiar a uno de los 15 detenidos de la megacausa por contrabando que actualmente se encuentra en debate oral, Daniel Martínez Pinto.

De acuerdo con fuentes judiciales, este señalado contrabandista accedió a la detención domiciliaria (la que violó a fines de octubre del año pasado, tal como reveló El Sol) gracias a sobornos que llegaron a través del Chato Álvarez y Aliaga, un tiempo antes del asesinato perpetrado el 28 de julio del año pasado.

Debido a esto, el juez Walter Bento sumó este lunes una nueva imputación por cohecho pasivo. Martínez Pinto y el Chato Álvarez, por su parte, quedaron en la mira y serán acusados por cohecho activo, agregaron las fuentes.

Poder llegar a capturar al abogado Álvarez no fue una tarea sencilla. Los detectives de Investigaciones le seguían todos sus pasos para no perderle el rastro y lo tenían marcado desde la semana pasada, cuando fueron notificados de que debía transformarse en un nuevo detenido del llamado Bentogate.

Sumaron el dato que se encontraba en Buenos Aires y que llegaba vía aérea a Mendoza el viernes 10 después del mediodía. Sin embargo, el letrado no aterrizó como esperaban y una comisión viajó en su búsqueda para ejecutar la orden en la citada provincia.

Los pesquisas tomaron conocimiento de que se movió por la zona de Nordelta, la localidad urbana ubicada en el partido de Tigre, y que este lunes se alojó en un departamento de Capital Federal. Cercado y contra la cuerdas, a las 16.30 lo capturaron. Media hora hora antes habían comenzado los allanamientos en Palmares, en su domicilio y otros sectores.

Justamente, la barriada fue uno de los puntos clave de la instrucción. Allí viven Álvarez, Bento, Martínez Pinto y también lo hacía Aliaga. “Era uno de los escenarios más propicios para las reuniones”, describió un detective que trabaja en el caso.

El Bentogate, causa que explotó en mayo de este año con la imputación contra el juez Bento, ya tiene más de 22 procesados y podrían ser más en las próximas horas.

Uno efectivos de la PDI de Mendoza en Palmares.

Fuente: Diario El Sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *