fbpx

El dramático pedido de una víctima de acoso: “Él puede tardar dos segundos en matarme”

El dramático pedido de una víctima de acoso: “Él puede tardar dos segundos en matarme”

Daiana Muniz tiene 21 años. Vive con su familia en Resistencia, Chaco. Es aficionada a la natación y se declara amante del arte de la fotografía. Tiene otra pasión, la de ir al gimnasio a entrenar, algo frecuente en su rutina. Quiere ser auxiliar de vuelo, profesión para la cual está estudiando. Sin embargo, no es feliz. No puede serlo. No puede disfrutar a pesar de hacer lo que más le gusta. Desde hace tiempo vive con miedo, acosada por una ex pareja que el lunes la persiguió a pesar de la orden de restricción perimetral y le dijo con tono amenazante: “Pronto nos vamos a encontrar”.

Hace nueve meses que padece esta angustia luego de separarse de I.P., un joven de 23 años, también oriundo de Resistencia. “No daba para más la relación, él se empezó a poner violento y decidí terminarla“, dijo Daiana en un video que grabó para contar públicamente su calvario. La familia acudió a la Justicia y agotó todos los medios posibles, sienten ellos. Sin embargo, están lejos de poder retomar la senda de la “normalidad” en sus vidas. La familia de Daiana pidió reservar la identidad del supuesto acosador porque no buscan el escrache.

Tras la ruptura, I.P. empezó a acosarla. Primero mediante mensajes a través de cuentas apócrifas en las redes sociales. Los textos eran mayormente dirigidos a amigos y familiares, le indicaban donde se encontraba Daiana. Ella hizo la denuncia en la división Delitos Informáticos de la Policía de Chaco, donde le informaron que los perfiles falsos se eliminaban inmediatamente. Los ataques se extendieron durante dos meses.

Luego comenzó a acecharla. “Empezó a perseguirme. Me esperaba afuera de la escuela, me esperaba en la esquina del gimnasio”, continuó el relato. La joven explicó que radicó la denuncia en la Comisaría de la Mujer, para después derivarla al Juzgado de Familia N°2. En noviembre, luego de cinco meses, “salió el pedido de la prohibición de acercamiento”. No fue impedimento para que su ex novio no se acercase otra vez.

 “No puedo estar todo el tiempo mirando atrás para ver si viene. No puedo vivir preocupada. Es demasiado”

El 29 de diciembre pasado, la familia efectuó una nueva denuncia porque el joven se paraba en la esquina de la casa y se quedaba allí. Anoche, I.P. fue por más. Cerca de las 21, a bordo de su motocicleta Rowser 200, ignoró otra vez las medidas restrictivas y se le abalanzó cuando ella viajaba con su novio por el centro de la ciudad, también en moto. “Se me lanzó y me dijo ‘nos vemos pronto’. Ni cuenta me di y ya estaba al lado de mí amenazándome”, contó.

“No puedo estar todo el tiempo mirando atrás para ver si viene. No puedo vivir preocupada. Es demasiado. La Justicia está tardando mucho y no hace nada. Él puede tardar dos segundos en matarme con una trincheta y la Justicia tardó siete meses en darme respuesta. No se dan cuenta del peligro. Son ocho víctimas en lo que va del año, ¿están esperando que yo sea la novena? No quiero terminar muerta, tengo un futuro por delante”.

 “Él puede tardar dos segundos en matarme con una trincheta y la Justicia tardó siete meses en darme respuesta”

Daiana está presa en libertad. A cada lugar que va, lo hace en compañía de sus familiares. No puede salir sola, ni tampoco quedase en soledad en su casa. Como parte de las medidas de cuidado, también tuvo que instalar en su teléfono celular una aplicación que da cuenta de su paradero a su entorno. “Mi hija está en el puesto 47 de lista de espera para recibir el botón anti pánico”, contó Javier Muniz, padre de Daiana.

“No puedo estar más así, no puedo seguir escondiéndome, o estar todo el tiempo encerrada en mi casa por miedo a que él me haga algo. Necesito estar tranquila. No puedo salir de mi casa y decirle a mi papá ‘nos vemos’ y en realidad no sé si voy a volver a mi casa o no. Necesito que me ayuden”, dijo ella.

Sintiendo “mucha impotencia” ante la falta de respuestas, Javier compartió este martes en las redes sociales un crudo relato de los sucesos y pidió a la Justiciatomar con responsabilidad la situación de su hija.

La publicación del padre de Daiana

La publicación del padre de Daiana

“Le ruego bregar por su seguridad física y dejar de permitir que el peligro de la presencia de un posible psicópata ponga en riesgo su vida, velar por su seguridad profundizando las medidas de prevención y permitirme tener la certeza de que no me la van a matar”, escribió antes de cerrar la publicación con un desesperado pedido: “Por favor les ruego que no me obliguen a ver a mi hija adentro de un cajón”.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *