fbpx

El astronauta que desde la soledad del espacio halló tesoros que mantuvo en secreto durante 40 años

El astronauta que desde la soledad del espacio halló tesoros que mantuvo en secreto durante 40 años

Hace 60 años, Gordon Cooper dio 22 vueltas a la Tierra. El objetivo era superar a los rusos en cantidad de tiempo en el espacio. Su misión secreta, además, era detectar misiles soviéticos que apuntaran a Estados Unidos, Sin embargo, desde la distancia observó anomalías en los mares y dibujó un mapa.

Mayo de 1963. Plena Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Uno de los escenarios de esa contienda era la conquista del espacio. Todavía faltaban 6 años para la llegada del hombre a la luna. Sin embargo, desde los dos lados del muro de Berlín se lanzaban misiones para avanzar en ese sentido.

El 15 de mayo de ese año de la década del 60, el comandante de la Fuerza Aérea estadounidense, Gordon Cooper, fue el astronauta solitario a bordo de una nave espacial Mercury.

El mapa de Cooper

El astronauta en su pequeño cubículo llegó a dar 22 vueltas alrededor de la Tierra. Desde allí, atado a su asiento para evitar la falta de gravedad tenía una misión especial y secreta.

Públicamente, la misión de Cooper era simplemente pasar un día en órbita, algo que habían logrado los soviéticos, pero no todavía los estadounidenses, que deseaban no quedarse atrás en la carrera espacial.

Sin embargo, se sospecha que la misión de Cooper tuvo un elemento más clandestino: el espionaje. Aunque estaba encubierto en ese momento, ahora surge que la nave espacial estaba equipada con un equipo sofisticado diseñado para detectar sitios de misiles soviéticos cerca de los Estados Unidos.

Públicamente, la misión de Cooper era simplemente pasar un día en órbita, algo que habían logrado los soviéticos, pero no todavía los estadounidenses, que deseaban no quedarse atrás en la carrera espacial (Getty Images)Públicamente, la misión de Cooper era simplemente pasar un día en órbita, algo que habían logrado los soviéticos, pero no todavía los estadounidenses, que deseaban no quedarse atrás en la carrera espacial (Getty Images)

El objetivo de Cooper era poder detectar desde dónde partirían los cohetes nucleares en caso de desatarse una Tercera Guerra Mundial.

El viaje de Cooper hacia las estrellas se dio siete meses después de la crisis de los misiles en Cuba. Todo indica que Washington sintió claramente que la amenaza soviética no había terminado. En 1962, los rusos habían amenazado con instalar misiles nucleares en la isla de Fidel Castro a escasos kilómetros de Estados Unidos. La tensión escaló. El mundo estuvo muy cerca de un incidente nuclear de alta escala. La charla telefónica con el famoso teléfono rojo entre Kennedy y Kruschev enfrió el conflicto.

Sin embargo, menos de un año después el astronauta enviado al espacio escaneaba la Tierra en busca de bases soviéticas alrededor del mundo.

La vista desde el espacio

Cooper detectó lo que describió como “anomalías”, particularmente en el Mar Caribe y frente a la costa de México. Estas eran, de hecho, lecturas magnéticas, lo que sugería la presencia de metal, y debido a que estaban en el agua, sabía que no podían ser sitios de misiles. ¿Era oro o algunas otras piedras preciosas?

Había cientos de estas anomalías, y pronto se dio cuenta de lo que las había causado: naufragios de barcos de siglos anteriores. Muchos de ellos podrían tener tesoros enterrados en el fondo del mar.

Tras lograr pasar el tiempo alrededor de la órbita de la Tierra, el astronauta aterrizó con su nave tras volver a traspasar con cierta tranquilidad la atmósfera de nuestro planeta.

Tras lograr pasar el tiempo alrededor de la órbita de la Tierra, el astronauta aterrizó con su nave tras volver a traspasar con cierta tranquilidad la atmósfera de nuestro planeta (NASA)Tras lograr pasar el tiempo alrededor de la órbita de la Tierra, el astronauta aterrizó con su nave tras volver a traspasar con cierta tranquilidad la atmósfera de nuestro planeta (NASA)

Un barco de la marina de Estados Unidos los fue a buscar al medio del Océano y lo llevó hasta Cabo Cañaveral en el centro de la NASA. Entre sus pertenencias, el piloto del espacio se guardó un secreto que no le contó a sus superiores.

Cooper había anotado las ubicaciones de esos naufragios. De vuelta en la Tierra, compiló todas las ubicaciones en un mapa, que luego usó para buscar tesoros hundidos. Su corazonada de que eran naufragios demostró ser correcta.

Luego de muchos años se puso a trabajar con el legendario cazador de tesoros Kip Wagner. Con los datos que se trajo desde el espacio, Cooper ayudó a descubrir la famosa flota del tesoro española de 1715 que se había hundido frente a la costa de Florida, Estados Unidos.

La ruta del oro perdido

En su mapa secreto Cooper había marcado cientos de esas anomalías en los océanos. En especial en la ruta entre Europa y América. Desde su pequeña cabina del Mercury, en la oscuridad y el silencio del espacio había marcado muchísimas cruces en las costas de América del norte, central y el sur.

Decenas de naves a vela que comerciaban desde que Cristóbal Colón había llegado hasta las costas americanas hasta entrado el siglo XIX. Barcos que sucumbieron a fuertes tormentas marinas o que fueron atacados por piratas en la zona del caribe.

Cooper recibido por Kennedy tras su vuelo espacial de 1963 (Getty Images)Cooper recibido por Kennedy tras su vuelo espacial de 1963 (Getty Images)

Sin embargo, la búsqueda de tesoros es un negocio costoso y arriesgado que a menudo involucra negociaciones tortuosas con los gobiernos. Y Cooper, quien murió en 2004, solo pudo explorar algunos de los naufragios en su mapa.

El astronauta siempre sospechó que entre las anomalías que había visto desde el espacio estaba el buque insignia de Colón en su viaje de 1492 a América. La Santa María y los seis barcos que se hundieron en su viaje de 1494 que pueden haber contenido grandes cantidades de tesoros.

El chico que soñaba con ser astronauta

Leroy Gordon Cooper había nacido el 6 de marzo de 1927 en Shawnee, Oklahoma. Su papá que se llamaba igual también había participado en el Ejército de Estados Unidos.

Las escuelas de vuelo del Ejército y la Marina no aceptaron candidatos el año en que se graduó de la escuela secundaria, por lo que decidió alistarse en la Infantería de Marina. Se fue a Parris Island tan pronto como se graduó. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial terminó antes de que pudiera entrar en combate.

Estaba sirviendo con la Guardia de Honor Presidencial en Washington cuando fue relevado de su servicio junto con otros reservistas de la Infantería de Marina. Después de su baja de la Infantería de Marina, se fue a Hawai a vivir con sus padres.

Su padre fue asignado a Hickham Field en ese momento. Comenzó a asistir a la Universidad de Hawái para estudiar ingeniería aeroespacial y allí conoció a su primera esposa, Trudy B. Olson. Se casaron el 29 de agosto de 1947 en Honolulu con todas las tradiciones hawaianas.

Leroy Gordon Cooper había nacido el 6 de marzo de 1927 en Shawnee, Oklahoma. Su papá que se llamaba igual también había participado en el Ejército de Estados UnidosLeroy Gordon Cooper había nacido el 6 de marzo de 1927 en Shawnee, Oklahoma. Su papá que se llamaba igual también había participado en el Ejército de Estados Unidos

Ya casado, realizó entrenamiento de piloto en la base de la Fuerza Aérea Perrin, Texas, y la Base de la Fuerza Aérea Williams, Arizona. En 1950, después de recibir sus alas, fue asignado al 86th Fighter Bomber Group en Landstuhl, Alemania Occidental, donde voló aviones F-84 y F-8 durante cuatro años.

En 1954 Cooper regresó a Estados Unidos. Allí asistió al Instituto de Tecnología de la Fuerza Aérea en la Base de Dayton, Ohio, durante dos años. Se graduó allí con una licenciatura en ingeniería aeronáutica en agosto de 1956.

Por esos años encontró un anuncio de que McDonnell Aircraft Corporation en St. Louis había obtenido un contrato para construir una cápsula espacial. Esto realmente interesó a Cooper. Pronto descubrió que el Proyecto Mercury también estaba interesado en él.

El sueño de ir al espacio

Unos días después de leer el anuncio sobre la nueva cápsula, lo llamaron a Washington para una sesión informativa. Los ingenieros de la NASA pasaron una mañana entera dando a los 110 pilotos de prueba militares invitados un resumen técnico del Proyecto Mercury y cuál sería la parte de los astronautas.

Se pidió a los pilotos más tarde ese mismo día que dieran sus reacciones a lo que habían visto y oído, y que indicaran si estaban interesados o no. Cooper respondió que definitivamente estaba convencido del programa y que tenía muchas ganas de convertirse en astronauta.

Primero, los candidatos debían pasar por varias series de pruebas técnicas y psicológicas, seguidas de exámenes físicos en la Clínica Lovelace en Albuquerque, Nuevo México.

Luego, los candidatos volaron a Wright-Patterson para una ronda de pruebas psicológicas o de estrés. Los candidatos fueron aislados, vibraron, giraron, calentaron, congelaron, fatigaron y corrieron a grandes alturas. Al final, Cooper sintió que lo había hecho muy bien. De hecho, tenía plena confianza cuando regresó a Edwards de que formaría parte del equipo.

Le dijo a su jefe que comenzara a buscar un reemplazo y alertó a su familia para que estuvieran listos para mudarse. Tomó una licencia de dos semanas para prepararse para levantar las apuestas y mudarse a Langley, Virginia, sede del Grupo de Trabajo Espacial de la NASA y el Proyecto Mercury.

Durante la misión del 15 de mayo se convirtió en el primer astronauta estadounidense en dormir en órbita. Su misión duró 34 horas, 19 minutos y 49 segundos, durante las cuales completó 22 órbitas. Fue el último astronauta que viajó solo al espacio.

Allí, mientras superaba el tiempo de los rusos en la carrera espacial, también buscaba bases de misiles rusos. Sin embargo, la observación desde el espacio le dio mucha curisiodid al astronauta. Y logró divisar anomalías en los mares. Cada punto que marcó en su mapa secreto se convirtió en un naufragio y en un potencial tesoro enterrado a miles de metros en los mares, especialmente en las costas de América.

Fuente: Infobae