Las diferencias en el gabinete económico son notorias y hasta en las entrevistas que dan las principales líneas aflora la confrontación, sin una autoridad que les marque un rumbo a los funcionarios que deberían armonizar sus políticas.