El año electoral se pone en marcha con un oficialismo fracturado y JxC no logra superar sus internas

El año electoral se pone en marcha con un oficialismo fracturado y JxC no logra superar sus internas

Alberto Fernández llega mal parado a la mesa política del Frente de Todos, mientras Massa y Cristina sostienen que no serán candidatos. La reaparición de Elisa Carrió y las encuestas que favorecen a Rodríguez Larreta sobre Patricia Bullrich.

De repente, en los últimos siete días la discusión política comenzó a acelerarse. Las fracturas dentro del Gobierno y las discusiones en torno a la mesa política del próximo jueves agitaron el pulso del Frente de Todos. Por el lado de Juntos por el Cambio, las internas y la reaparición de Elisa Carrió. Y un debate que cruza a unos y otros sobre el nivel de endeudamiento de la Argentina.

Comencemos por el Frente de Todos. El presidente Alberto Fernández está cada vez más desnudo. La mesa de diálogo que se reunirá en jueves próximo lo encuentra mal parado y, por ahora, en minoría. No hay acuerdo sobre el temario: mientras Cristina Kirchner quería discutir políticas de gobierno, para corregir el rumbo, Alberto sólo acepta debatir cuestiones electorales. Además, Cristina quiere instalar como eje central su supuesta proscripción política. Ella y Máximo no irán a la mesa, donde estarán representados por Eduardo “Wado” De Pedro. Y si la intención de Alberto fue la de precalentar y mostrar peso con una reunión previa con los gobernadores del PJ, el jueves último sintió la soledad: solo tres estaban dispuestos a visitarlo en Olivos.

En ese escenario, Cristina, aun con menos peso electoral que en años anteriores, sigue siendo la líder del espacio. Entonces, la pregunta es: ¿no saldrá Alberto aún más debilitado de esa mesa? Estados Unidos también le muestra su flaqueza: Joe Biden recibió este viernes al presidente de Brasil, Inácio Lula Da Silva, un privilegio que nunca le dio a Alberto.

Los dirigentes cercanos a Alberto tienen otra mirada. Saben que el Presidente está mal en las encuestas, consecuencia de una gestión de gobierno que la ciudadanía percibe como muy pobre, y además porque nunca se animó a hacer gestos de autoridad. Es decir, tiene poco margen para crecer. Pero insisten en que él tiene una chance si se presenta a las PASO, porque La Cámpora -creen en el campamento albertista, que entra en un puño- es una organización bien organizada pero no tiene capacidad de ganar ninguna elección. “Que compitan, van a perder”, deslizan algunos intendentes.

Un dato que no deba pasar inadvertido: comenzaron a verse carteles callejeros con la leyenda de ¨Cristina es la esperanza¨. En coincidencia con la afirmación de Jorge Ferraresi de que Cristina es su candidata.

Como fuere, el peronismo, por ahora, fue incapaz de alumbrar otro dirigente. Eso es lo que comenzará a verse, tal vez en los próximos meses, si Alberto se convence de que no tiene chances de remontar la cuesta y si Cristina se repliega a un cargo legislativo.

De Pedro, distanciado de Alberto Fernández, irá a la mesa del FdT en representación del kirchnerismo. (Foto: NA)
De Pedro, distanciado de Alberto Fernández, irá a la mesa del FdT en representación del kirchnerismo. (Foto: NA)

En los últimos días también se vio a dos ministros muy hiperactivos: uno es Sergio Massa, y el otro, Wado de Pedro, quien tal vez imagina que pueda ser ungido por Cristina como candidato a Presidente o a vice de una fórmula que encabece alguien más.

“Si la inflación baja, Sergio Massa es el candidato”, proclamó Gerardo Martínez, que también aseguró que en la CGT hay mucha afinidad con Massa. El miércoles próximo, la central sindical recibirá a Massa. La reunión la gestionaron Hector Daer y Acuña. El temario será económico: los jefes sindicales quieren hablar de inflación, paritarias y precios. Pero la reunión en sí misma es una señal política de apoyo a Massa.

El ministro de Economía insiste en que no será candidato a Presidente porque cree que su turno es el 2027. Pero descuenta que este año se le puede entreabrir una puerta para alinear a todos. Tal vez por eso le sugirió a Alberto que defina si va a ser candidato. Además, trazó una estrategia que incluye Precios Justos, extendidos a 15 rubros, y busca alinear las paritarias en torno al porcentaje de inflación anual que él presupuestó: 60 por ciento. Varios gremios se avinieron a la idea, como UTA, Smata y Sutecba, pero La Bancaria y los docentes, por ahora, hizo saber que no se plegará a esa iniciativa y quiere aumentos del salario neto -normalmente se negocia sobre el bruto- superiores a la inflación.

Massa insiste en que no será candidato a Presidente. (Foto: Reuters)
Massa insiste en que no será candidato a Presidente. (Foto: Reuters)

Massa sabe que el sendero que lo separa del éxito es muy estrecho. El martes próximo el Indec mostrará un rebote del índice de inflación. Y las reservas son siempre escasas: Massa ya analiza un préstamo internacional (Repo) y eventualmente la tercera edición del dólar soja, el dólar soja 3, para conseguir en marzo o abril que el campo liquide un remanente de 3500 millones de dólares.

Además, Massa, esta semana también se dedicó a cerrar acuerdos de asistencia provincial y asistencia a la producción local con Sergio Uñac, Gildo Insfrán, Raúl Jalil, Ricardo Quintela, entre otros.

Wado quiere avanzar por un camino parecido. El ministro del Interior sigue abiertamente enfrentado con Alberto, aunque haya intentado bajar el nivel de conflicto. Y esta semana se reunió con varios intendentes; con productores agropecuarios; con el embajador de los Estados Unidos, Marc Stanley; y también con Omar Perotti. El mandatario santafesino suele tomar distancia de Alberto, a quien acusa de haber abandonado a Santa Fe a manos del narcotráfico. Perotti confronta con Anibal Fernández, pero se reúne con Wado.

Ni Massa ni Wado van a reconocer jamás que, para ellos, la campaña ya se inició, aunque aún tenga un destino incierto.

Juan Manzur corre por otro andarivel. Días atrás mostró su poder de convocatoria en el Norte: cuando fue Alberto, armó un acto multitudinario y juntó a diputados, senadores y representantes de varias provincias. Alberto fue la excusa: Manzur, que en los próximos días reasumirá el cargo de gobernador en Tucumán, avanza con su campaña Juan 23 y bajará varias veces a la provincia de Buenos Aires.

Juntos por el Cambio: el anuncio de Carrió y las encuestas que favorecen a Rodríguez Larreta

Uno de los datos políticos salientes de la semana fue la decisión de Elisa Carrió de postularse como precandidata. Hace más competitiva las Paso de JxC al darles a los electores otra opción, y le permitirá a Carrió negociar lugares en las listas para su gente.

Pero los otros actores de la coalición ven otras consecuencias. Carrió había anticipado su anuncio a Gerardo Morales, Martín Lousteau y a Horacio Rodríguez Larreta. Y también se encargó de dejar bien parado al gobernador de Jujuy cuando dijo que en JxC hay tres candidatos: Morales, ella misma y el que decida el PRO.

Tal vez, más que anticiparlo, lo pudo haber coordinado. Carrió muerde algunos votos duros a Patricia Bullrich. Y, por ahora, cuando falta mucho para los comicios, algunas encuestas muestran que Larreta aventaja a Bullrich por unos cuatro a seis puntos. Algunos ejemplos:

  • Rodríguez Larreta 30% – Bullrich 24% (IPD)
  • Rodríguez Larreta 30,8% – Bullrich 21,8% (Solmoirago)
  • Rodríguez Larreta 19,5% – Bullrich 13,4% (Zuban Córdoba, que incluyó también posibles candidatos de otros espacios, como Sergio Massa y Javier Milei)
El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich (Foto: Télam).
El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich (Foto: Télam).

No obstante, falta mucho aún y Patricia también tiene sus encuestas ganadoras.

Carrió también propuso que las listas de JxC deberían tener en la cabeza distintos candidatos a Presidente, pero llevar exactamente los mismos candidatos en los tramos de diputados y legisladores. No todos los cambiemitas coinciden con esa idea. Además, es casi imposible lograr ese consenso. Pero hay un dato cierto: cuando hay mucha competencia en los tramos inferiores, se complica la fiscalización y quedan heridas que luego se hacen sentir en las elecciones generales. Mesa que no de fiscaliza, votos que se pierden o no se cuentan o se roban.

El detalle no es menor. En la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof encabeza -por poco- todas las encuestas y sigue fuerte en el conurbano. Cristina pondrá allí todas sus fichas y el gobernador supera a Diego Santilli, el candidato mejor posicionado de JxC.

María Eugenia Vidal continúa recorriendo el país. Estuvo en La Pampa para apoyar la candidatura de Martín Maquieyra y luego viajó a Córdoba. Su intención es ser protagonista en el turno de 2027, y aunque ahora evalúa la posibilidad de ser precandidata presidencial, asegura que no tendría problema en bajarse y acompañar donde la necesiten.

Gerardo Morales, que hace una muy buena gestión en Jujuy, corre desde atrás: su primer objetivo fue superar a Facundo Manes. Con 7 puntos a nivel país, ya lo logró. Ahora su recorrido dependerá del éxito de los candidatos radicales en cada provincia.

Fuente: TN