fbpx

El 85% de las personas con discapacidad fueron a una escuela común

El 85% de las personas con discapacidad fueron a una escuela común
La educación formal como salida laboral de las personas. La experiencia contada por un protagonista. La discapacidad no implica incapacidad. Cómo tratar a personas ciegas o con disminución visual.

Más de 76% de las personas con discapacidad posee alfabetización y, de ese porcentaje, 85% fue a una escuela común. Así lo refleja el dossier estadístico de personas con discapacidad producido por la Provincia. Y precisamente fue la educación formal la que le permitió a Nahuel acceder a un puesto de trabajo en el área de Prensa de la Gobernación de Mendoza. “Tengo un trabajo en base a lo que estudié y así puedo desempeñar mis funciones acordes a mi capacitación”, subraya con entusiasmo.

Nahuel Acevedo (33) tiene discapacidad visual o, dicho en primera persona: “Soy totalmente ciego desde que nací. Los primeros días en este trabajo – indica- me sentía nervioso. Era un desafío y además nunca había estado en una oficina de comunicación institucional. Sentí desde el principio que todos tenían predisposición para proporcionarme las herramientas y la contención. Así empecé a trabajar con audios, que es lo más amigable para mi condición”.

Hoy edita y publica audios de la sección específica de noticias del Gobierno de Mendoza. Además, de las notas del día, carga los pronósticos climáticos en formato audio y colabora en la elaboración de la agenda de noticias semanal del Gobierno.

Nahuel estudió Comunicación Social y es egresado de la UNCuyo. Desde marzo trabaja en la Subsecretaría de Comunicación Social, Prensa y Protocolo de Mendoza. Previamente, entre 2015 y 2019, trabajó en Radio Abierta 107.9, la emisora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. También, en 2015 realizó tareas en el call center de la UNCuyo, atendido por estudiantes con distintas discapacidades. Entre 2021 y 2022 fue columnista de un programa en la FM UTN 94.5.

Consultado sobre cómo se siente hoy en su puesto de trabajo, indica: “Superó mis expectativas. Es un ambiente alegre y de integración. Siento también que tengo libertad para proponer y trabajar. Además, siempre se han ocupado de mi trabajo, más que todo en cuanto a la adaptación. Estoy muy agradecido a todos, porque me siento totalmente incluido, tanto por mis jefes como por mis compañeros de tareas”.

Nahuel, los recorridos y la máquina de café

“Una profesora de orientación y movilidad me enseña a manejarme con autonomía. Memorizo los recorridos y hoy sé que desde la oficina general a la de editores hay entre 39 y 40 pasos. Fernanda Muscolini ya me había enseñado el recorrido a la facultad y ahora me guía en el de las oficinas de Gobierno”.

Allí hay una máquina de café y Nahuel está haciendo los carteles en sistema Braille para manejarla con total autonomía. Esta acción está asociada al concepto de ajustes razonables, que son las adaptaciones que se realizan para el desempeño laboral de una persona con discapacidad. No es obligatorio pero refiere al sentido común como lectores de pantalla para trabajar en la computadora, o una persona con discapacidad motriz puede necesitar de una rampa para manejarse con mayor facilidad.

Mientras se toma el último café de la mañana -confiesa que los compañeros le sirven tres o cuatro en media jornada-, resalta que tiene proyectos como incursionar en nuevos formatos, entre ellos podscast, y hasta planea realizar coberturas periodísticas presenciales.

Cómo tratar a una persona con discapacidad visual

  • Identificarse inmediatamente. No empezar a hablar sin haberse presentado primero.
  • Ofrecerle ayuda si vacila, o bien si existe algún obstáculo o peligro. Ofrecerle el brazo, no tomar el suyo directamente. La regla de oro para ofrecer ayuda es preguntar si la necesita antes de hacer algo.
  • Caminar ligeramente por delante.
  • Informarle en qué lugar exacto se encuentra lo indicado. Utilizar términos como izquierda, derecha, adelante, atrás.
  • Ser específicos y precisos en el mensaje, utilizando términos orientativos y evitando palabras como aquí, allí, eso, etc., o exclamaciones como ¡cuidado! Si es necesario, tomar su mano y hacerle palpar el objeto.
  • Describir verbalmente escenarios y entornos.
  • Hable y preste atención a la persona. A pesar de que no pueda verla, la persona ciega percibirá si, mientras le habla, usted mira en otra dirección. Las personas ciegas perciben claramente de dónde procede la fuente de voz.
  • No dejarla sola sin advertírselo antes.
  • Tenga en cuenta el color del bastón que posee. Puede ser blanco: ceguera total; verde: baja visión, o blanco y rojo: sordo/ceguera.
  • En el centro de trabajo, evitar dejar obstáculos por el camino. Cuando haya que mover o cambiar muebles o maquinaria de sitio, avisarle.
  • Los objetos que utiliza dejarlos siempre en el mismo lugar.
  • Mantener las puertas o ventanas, totalmente cerradas o completamente abiertas.

Más información: dossier estadístico