fbpx

Dos adolescentes salteños representarán a la Argentina en el Mundial de Robótica 2024

Dos adolescentes salteños representarán a la Argentina en el Mundial de Robótica 2024

TN Tecno conversó con María Virginia Viollaz, de 16 años y Diego Salinas, de 17, quienes llevarán la bandera del país en la RoboCup de Países Bajos en julio: “Es un orgullo que nos reconozcan por nuestra tecnología e innovaciones.”

Dos adolescentes argentinos representarán al país en el próximo Mundial de Robótica de Países Bajos. María Virginia Viollaz, de 16 años y Diego Salinas, de 17, ambos salteños, competirán juntos en la RoboCup2024 contra participantes de Estados Unidos, Japón, Alemania, Brasil y México, entre otras 40 naciones.

Para acceder a esta competición internacional, María Virginia gano la clasificación al conquistar la RoboLiga 2023 y Diego fue seleccionado por el Instituto de Innovación y Tecnología Aplicada (IITA) de Salta, donde ambos asisten a clases, por su dedicación, constancia, conocimiento, ganas y carácter.

En medio de su preparación para el viaje de julio a Eindhoven, la dupla argentina conversó con TN Tecno: “Poder representar a la Argentina es un orgullo para nosotros. Allá, capaz nos identifican por Messi, pero que también nos reconozcan por nuestra tecnología e innovaciones, también es muy importante”.

Dos adolescentes salteños representarán a la Argentina en el Mundial de Robótica 2024. (Foto: IITA)
Dos adolescentes salteños representarán a la Argentina en el Mundial de Robótica 2024. (Foto: IITA)

“Representar el país en un Mundial de Robótica nunca me hubiese parecido posible. O al menos nunca me lo imaginé”, confesó María Virginia Viollaz, quien tuvo idas y vueltas respecto a tu carrera. María nació en el ambiente. Sus padres son los fundadores del IITA y de chiquita creció entre clases y cursos de robótica. “Siempre me pareció muy interesante. Me acuerdo la primera vez que sentí la sensación esa de poder darle vida a algo, es como magia. Cuando sos chica y armás una máquina o un robot desde cero y le das vida, es algo fascinante. Ver que funciona lo que hiciste de la nada, es increíble”, aseguró. Sin embargo, en un momento se aburrió. “Al principio tenía como fascinación, pero después me harté. Estar todo el día con lo mismo me cansé”.

Pero llegó la pandemia, el aislamiento. Y María Virginia retomó lo que había dejado un par de años atrás. Recordó a cuando de chica armaba sus primeros robots, y se dio cuenta de que en realidad no se había aburrido de la robótica, sino de estar todo el día entre los ruidos de los talleres. Y recuperó la pasión por la robótica.

Diego, en cambio, sabía de chiquito que construir robots iba a ser su futuro: “Durante mi infancia siempre estuve vinculado a la tecnología, desde muy pequeño”, reveló. “Cuando era niño me encantaban los videojuegos, y me llamó la curiosidad como crearlos”, contó. Por esa razón aprendió programación. Pero más tarde empezó a interesarse por la robótica: “Los robots también me interesaron, especialmente como crearlos. Quería dedicarme a construirlos”.

Cuando cursaba 6to grado, Diego se inscribió en un taller de robótica que dictaban en su colegio: “Ese curso fue el puntapié para seguir aprendiendo programación y robótica durante los siguientes años”. Finalmente, en 2023 se inscribió en el IITA y allí conoció a María Virginia.

La Roboliga 2023

La Roboliga es un campeonato nacional que se realiza todos los años, abierto a todos los colegios de la República Argentina, con el objetivo de promover el desarrollo del pensamiento lógico formal y fomentar la creatividad y el interés por la ciencia, la tecnología y la experimentación, en niños y niñas a partir de los 10 años.

María, que ya había participado en ediciones anteriores, compitió de forma individual en 2023 y obtuvo el primer puesto con su robot: “La categoría en la que yo participé fue Rescate de víctimas (Robot de rescate)”. La competición se trata de diseñar un autómata que sea capaz de, en una situación simulada de catástrofe, sortear obstáculos y llegar a una zona de específica. Luego, el robot debe recolectar pelotas de un mismo color y llevarlas a otra zona: “El robot tiene que ser completamente autónomo. Tiene que saber dónde está ubicado y a dónde llevar las pelotas, algo bastante complicado. Lo que a nosotros se nos ocurrió, con la idea de un profesor del Instituto, fue hacer como un corral rectangular pegado al robot. Fue una idea bastante innovadora.”

Con la victoria en la Roboliga 2023, María Virginia clasificó para representar a nuestro país en el mundial. Pero como la competición es por duplas, desde el IITA eligieron a Diego Salinas para acompañarla. “Diego quedó seleccionado porque vimos que tenía mucha dedicación y esmero; consideramos que se merecía el lugar y que podía aportar un valor significativo al equipo”, indicó Cecilia Budeguer, coordinadora del Instituto.

RoboCup 2024, el Mundial de Robótica

“La RoboCup es una competencia que comprende diversas categorías. Se destaca por sus desafíos y aprendizaje mutuo. Por ejemplo, existe un desafío llamado Super Team Challenge, el cual nos permite formar equipos y resolver un desafío aleatorio con un equipo que no hable es nuestro idioma”, explicó Salinas a TN Tecno.

Dos adolescentes salteños representarán a la Argentina en el Mundial de Robótica 2024. (Foto: IITA)
Dos adolescentes salteños representarán a la Argentina en el Mundial de Robótica 2024. (Foto: IITA)

Los salteños participarán en la categoría Junior Rescue Line. Según explicó Diego, la competición consiste en dos sectores que simulan un rescate a individuos en peligro. En la primera parte, el robot debe esquivar obstáculos y un circuito sorteado en el momento, y después, simular un rescate de víctimas.

Desde que se armó la dupla, los chicos trabajan juntos en la preparación del robot que llevarán a Países Bajos: un nuevo modelo que incorpora cámaras de video con procesamiento integrado para reconocimiento de objetos. “Será una competencia bastante exigente”, afirmó el adolescente. Y agregó: “Nuestra meta es conseguir el mejor puesto posible en la competencia. Son demasiados equipos, pero estamos haciendo nuestro mayor esfuerzo para terminar el robot a tiempo y con éxito”.

El Mundial será duro, pero María Virginia se siente confiada: “Yo tengo bastante ilusión. Creo que vamos a quedar entre los 5 o 10 primeros”. Y agregó: “Pero también tengo la expectativa de competir y volver con experiencia, nueva información y mucho más conocimiento. Espero poder aprender, es lo que más me interesa”. Al respecto, Diego aclaró: “La competencia Junior no se enfoca tanto en el espíritu de la competitividad, sino en el compartir”.

Aunque para ambos será la primera vez que salgan del país, el viaje al Mundial significa mucho más que la experiencia de conocer otro continente: “Creo que lo más importante es estar ahí y decir presente en nombre de toda Argentina. Cuando alguien diga ‘Tal año de la competencia del Mundial de Robótica estuvo presente Argentina, innovando, desarrollando, aprendiendo, compartiendo’. Eso creo que es lo que más importa de todo esto, decir ‘Argentina está ahí’. Tenemos nuestras crisis, claro, pero podemos decir que, sin embargo, desarrollamos tecnología, hacemos esfuerzos para seguir innovando y salimos adelante”, afirmó María Virginia Viollaz.

“Viajar con la bandera Argentina a este Mundial de robótica, significa representar a todos aquellos niños y adolescentes del país que quieren cumplir sus sueños en la robótica. Es un orgullo para mí hacerlo y una linda oportunidad para sumar, compartir y adquirir conocimientos”, finalizó Diego Salinas.

Fuente: TN