Demanda laboral versus universidades: cuáles son las carreras en auge en la UNCuyo

Demanda laboral versus universidades: cuáles son las carreras en auge en la UNCuyo

Las Ciencias Básicas y Tecnológicas tuvieron el mayor aumento de estudiantes, mientras que la Facultad de Derecho parece venir en picada.

Mientras Argentina sigue debatiendo si debería producir más ingenieros que abogados, en un mercado laboral deprimido donde lo que más se demanda son los perfiles tecnológicos, en los últimos cinco años en la Universidad Nacional de Cuyo las carreras que están ganando terrenos son aquellas que pueden llevar al futuro profesional a lograr un sueldo de unos 200 mil pesos ni bien egresa.

Teniendo en cuenta el crecimiento relativo de cada área disciplinar y considerando el mismo período de análisis, las Ciencias Básicas y Tecnológicas tuvieron el mayor aumento de estudiantes en Mendoza. Esto último, en congruencia con lo planificado por el Ministerio de Educación de la Nación y el plan estratégico de la alta casa de estudios.

De acuerdo con las estadísticas suministradas por la Secretaría Académica de la UNCuyo, del 2016 al 2020 (último tramo de tiempo relevado), la matrícula de alumnos de pregrado y grado viene en alza, con un promedio total de 34.678 discípulos en toda la universidad que tiene 220 carreras.

Sumado a esto, cada año se producen en promedio 7.684 nuevos ingresos con una curva ascendente y sostenida del 11%, que se evidencia en cada corte estadístico -que inicia el 1 de abril de cada año y concluye el 31 de marzo del siguiente- y cuyo informe es enviado a Nación para su aprobación.

En este sentido, los datos provisorios revelan que el número de ingresantes total en la UNCuyo en 2021, fue de 8.174 estudiantes, cuando en 2020 fue de 7.777.

Hemos tenido aumento en todas las áreas, pero sobre todo en las Ciencias Básicas y Tecnológicas, las famosas áreas de vacancia, donde los planes estratégicos a nivel nacional, provincial y de región solicitan formaciones de estas temáticas”, detalló Dolores Lettelier, secretaria Académica de la UNCuyo, quien precisó que para mantener el interés se ofrecen becas, entre otros estÍmulos.

La vacancia es un cargo o empleo que está sin proveer y lo que buscan las universidades es crear una oferta académica que responda a las demandas de desarrollo económico de cada región, e incluso cada provincia.

Según un informe de los Consejos Regionales de Planificación de la Educación Superior (CPRES) de 2018, en ninguna región de Argentina las carreras elegidas coinciden con las demandas laborales.

En la universidad pública de Mendoza, las carreras tradicionales son las que más estudiantes concentran si se analiza la matrícula promedio en estos 5 años por área y unidades académicas: Ciencias Sociales va a la cabeza (12.925), seguida por Humanidades y Artes (10.868), luego Ciencias Básicas y Tecnológicas (5.787), Salud (2.752), terminando con el Instituto Tecnològico Universitario (2.345).

“Como siempre, hay carreras que siguen teniendo demandas como las históricas: Contador Público, Abogacía, Ingeniería industrial, Trabajo socialAdministración”, indicó Lettelier.

Y destacó que en este contexto en el que va cambiando el perfil del estudiante sobresale la demanda de carreras cortas, de hecho este año, hubo un nuevo récord de inscriptos para las carreras del ITU con 1.854 aspirantes, lo que representó un 56% superior a 2020 y un 13% respecto a 2021.

Las Tecnicaturas Universitarias de mayor preferencia fueron Redes de Datos y Telecomunicaciones; Marketing; Producción Industrial y Automatización; e Higiene y Seguridad en el Trabajo. Sumado a Gestión de Empresas en la modalidad de cursado adaptada para poder trabajar y estudiar también ha sido muy demandada.

Las carreras tecnológicas, las más buscadas

El área de Ciencias Básicas y Tecnológicas retuvo en estos cinco años un promedio de 5.787 discípulos y es la Facultad de Ingeniería la vedette con casi el 40% de esa matrícula (2.281 alumnos).

En detalle, la Facultad de Ciencias Agrarias pasó de tener un universo de 1.506 estudiantes en 2016 a 1.847 en 2020.

Otra unidad académica que viene en constante ascenso es la de Ciencias Exactas y Naturales que, de un total de 562 educandos, subió progresivamente hasta llegar a 985 en 2020.

En Ingeniería, en tanto, el vuelco fue de 2.028 en 2016 a 2.438 en 2020, con un pico en 2019 de 2.450 personas.

Esta tendencia se replica en concreto en el número de nuevos ingresos en toda el área que fue una de las que mayor crecimiento de la UNCuyo, de entre un 10 y 20% interanual, más allá del declive que hubo entre 2018 y 2019 donde, de 1.376 ingresantes, pasó a tener 1.149, aunque se estableció nuevamente en 1.346 al año siguiente.

En lo que respecta al ITU, los nuevos aspirantes se han mantenido en una constante de 787 en promedio, mientras que su matrícula se ubicó en 2.345 con algunas leves fluctuaciones a través de los años.

¿Derecho en picada?

Dentro del ámbito de las Ciencias Sociales, el interés de los universitarios ha sido sostenido en cada una de sus carreras, con un crecimiento en Ciencias Económicas: saltó de un registro de 4.140 estudiantes en 2016 a 4.971 en 2020.

Sin embargo, la Facultad de Derecho fue la única de éstas que evidenció en este periodo de análisis una tendencia a la baja tanto en el número de ingresantes como en su universo total de alumnos. La matrícula de 3.298 bajó progresivamente hasta llegar a 2.838 en 2020.

Lo mismo sucedió con los ingresos, con una particularidad, Ciencias Políticas y Sociales tuvo una baja importante de aspirantes en 2017 (de 1.029 pasó a 685), pero Derecho subió de 558 a 1.090 entre esos años.

Luego de esa cuesta, él número fue en picada: 521 en 2018, 416 en 2019 y 368 en 2020.

En relación a esto, la secretaria académica afirmó que estas variaciones se pueden dar por diversos motivos y “no es un dato que los alarme porque también son momentos de demanda”.

“Hay otros procesos que influyen, por ejemplo, en Derecho tuvimos un cambio de plan de estudio. Entonces ahora tienen otros aspectos importantes en el tema de la formación que se van incorporando en las competencias necesarias para poder ejercer la profesión en función de lo que nos demanda la sociedad en general”, dijo.

Y agregó: “También influye la cantidad de carreras de Derecho que tenemos en la oferta total de la provincia, hay otras carreras que la universidad no tiene y sí, otras”.

Seguridad Pública y Salud

“La pandemia lo que hizo fue visibilizar la importancia de las carreras en el área de la Salud, no sólo los médicos si no las personas que están en quirófano o el rol fundamental de los enfermeros. La de Odontología también fue un área fundamental. Sumado a todas las carreras cortas de Seguridad Pública que tuvo una mayor consulta en las expo educativas”, comentó Lettelier.

De hecho, la Facultad de Ciencias Médicas suma un promedio de 508 aspirantes cada año y Odontología, 100.

Con una matrícula en crecimiento que se ubica en 2.137 y 615 estudiantes en promedio, respectivamente. En cuanto al Instituto Universitario de Seguridad Pública, la matrícula pasó de 843 en 2016 a 921 en 2020, con un ingreso en ascenso de 329 aspirantes en promedio cada año.

Fuente: Diario El Sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *