fbpx

“Cuando hay poder de por medio la mujer es una ciudadana de segunda”

La Vicegobernadora presentó en Alvear las conclusiones de la II Asamblea por la Equidad y habló acerca de sus experiencias personales como mujer en la política.

Laura Montero estuvo en nuestro departamento presentando las conclusiones de la II Asamblea por la Equidad, allí se abrió un debate que promueve las problemáticas locales, y cómo accionar desde cada ámbito en casos de violencia contra las mujeres, “lamentablemente en Mendoza hemos tenido experiencias trágicas en este tema, por eso es importante generar una mirada local en base a los instrumentos que tenemos”.

“Nuestro objetivo es armar entre todos el rompecabezas para tener un paisaje lindo para futuro”, aseguró la Vicegobernadora, quien aseguró que están trabajando sobre el terreno para evitar los casos de violencia contra la mujer, “todos como sociedad tenemos la obligación de construir entre todos una vida mucho más digna, no pueden existir más estas situaciones de violencia”.

El objetivo es trabajar en la prevención, pero para ello es necesario concientizar a los más jóvenes acerca de estos temas, para ello se articulan talleres apuntados a la juventud y la violencia durante el noviazgo, la salud sexual reproductiva, que apuntan a cuidar a los jóvenes y que incorporen el concepto de que el cuerpo y la mente tiene que ser preservado, estos talleres están disponibles a través de la Escuela de Capacitación de la Legislatura, a la vez que se ofrecen cursos de capacitación para los adultos, que tienen que ver con el abordaje de la violencia desde las distintas esferas, “Hay que actuar preventivamente porque cuando llega a la justicia ya es tarde porque hay una víctima”.

Montero también analizó el rol de la mujer dentro de la política, desde su experiencia personal, “como Ingeniera Agrónoma nunca me sentí discriminada, al contrario, sin embargo cuando hay poder de por medio, las mujeres son ciudadanos de segunda” sentenció, “a veces compartís mesas y te levantan la voz, entonces vos tenés que levantar la voz también, y te transformás en la histérica, después vas ganando el respeto, a mí me pasó cuando me inicié en política, me gané mi espacio con muchísimo trabajo, pero existe una cuestión cultural de que los ámbitos de poder son netamente masculinos y eso tiene que cambiar, el poder tiene que ser compartido, porque a las mujeres, en la vida política todo nos cuesta el doble”.