fbpx

Continúan los talleres de verano en contextos de encierro

Continúan los talleres de verano en contextos de encierro
Las actividades permiten que los internos privados de libertad realicen teatro, talleres de lectura y cuentos, muralismo, música, entro otros, durante el receso escolar.

La Dirección de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos (DEPJA), de la Dirección General de Escuelas (DGE), en conjunto con la Coordinación de Contextos de Privación de Libertad y el Servicio Penitenciaro Provincial, llevan adelante este programa de verano a fin de que los internos reciban a través de la educación no formal y recreativa una forma más dinámica de intercomunicación.

En los talleres, los internos realizan diversas actividades, como teatro, lectura, cuentos, muralismo, mosaiquismo, música urbana, folclórica, música y expresión corporal, expresión visual creativa y microemprendimientos de reciclado.

Desde el Servicio Penitenciario agradecieron la colaboración brindada por parte de la DGE para que estos programas puedan llevarse a cabo, con la participación de docentes y actores sociales que estimulen la producción, el intercambio de ideas y experiencias y las actividades recreativas.

Los talleres comenzaron la primera semana de enero y terminarán el 15 de febrero en los complejos penitenciarios provinciales N°1 Boulogne Sur Mer, N°2 San Felipe, N°3 Alma Fuerte, N°4 San Rafael; en las unidades penales provinciales N°3 El Borbollón, N°4 Colonia y Granja Penal Juan B. Vitale Nocera de Lavalle, N°6 Jóvenes Adultos y N°7 Aguas de las Avispas; en el Régimen Abierto de Mujeres (RAM) y en la Dirección de Responsabilidad Penal Juvenil (DRPJ), mediante un convenio con la Asociación Argentina de Actores (AAA) filial Mendoza.

Este jueves, el director general de Escuelas, Jaime Correas, junto al subsecretario de Administración de la DGE, Grabriel Sciola, y la directora de la DEPJA, María del Carmen Feliziani, recorrieron los talleres de verano del complejo penitenciario de San Felipe y de la Unidad Penal de Boulogne Sur Mer. En la visita fueron acompañados por el subdirector del penal San Felipe, Franco Fattori; el director del penal de Boulogne Sur Mer, Gabriel Seledón, y la coordinadora de Tratamiento del Servicio Penitenciario, Nahir Otero.

En el recorrido, los talleristas comentaron cómo son las dinámicas que aplican y los modos de trabajo. A su vez, los estudiantes pudieron expresar sus experiencias en torno a estas prácticas artísticas, que en muchos casos llegaron a conocer por primera vez a través de estos talleres.

Correas presenció además una obra de teatro dentro del Complejo de Boulogne Sur Mer a cargo del profesor Gustavo Cortez y con participación de los internos de los pabellones 3 y 5.

El titular de la DGE felicitó a los talleristas e internos por el trabajo que hacen y agradeció el esfuerzo de todos por cómo están funcionando estas jornadas. “Saber que estos talleres contribuyen a que la convivencia en los penales sea mejor y que los internos estén con un nivel de motivación mayor es muy bueno”, afirmó.

“No sólo hemos visto el funcionamiento de estos talleres por segundo año consecutivo sino que hicimos una recorrida de las obras de los nuevos espacios escolares, lo que me parece muy bueno y para destacar, porque tanto para al docente que viene a trabajar como para el interno que viene a estudiar, es mucho más significativo que estén en un ámbito más armonioso”, destacó Correas.

“Me voy con el beneplácito de que todo esto tiene que ver con la gestión del gobernador Cornejo, de ver un lugar absolutamente mejorado, un lugar que ha mejorado en su higiene, seguridad, que se avanza con obras, se están arreglando cosas que están rotas. No hay esa sensación de dejadez que yo había percibido las primera veces que vine. Creo que el clima que se respira es diferente y que parte lo haya podido contribuir la educación es muy bueno. Acá intervienen muchos y lo que nos han pedido lo hemos ido haciendo y han dado sus frutos”, concluyó.

Por su parte, Nahir Otero, coordinadora de Tratamiento del Servicio Penitenciario, agradeció la visita de las autoridades de la DGE y expresó que “la importancia de esta visita está estrechamente relacionada a la impronta de conocer las actividades que realizan las personas privadas de libertad dentro de los establecimientos penales, con el objetivo de mejorar su calidad de vida mediante el esparcimiento”.

“Es fundamental dar continuidad a las actividades que los internos realizan, no sólo por la importancia de continuar con la formación educativa sino también porque ayuda a evitar que se produzcan situaciones violentas que pueden generarse producto del ocio y el calor”, informó Otero.

Por otra parte, la visita también sirvió para recorrer los nuevos módulos escolares colocados en Boulogne Sur Mer y las aulas de San Felipe. Al respecto, Otero informó que “las nuevas proyecciones que estamos llevando a cabo a nivel educativo consisten fundamentalmente en poder ampliar la capacidad de personas que participen en alguno de los cuatro niveles educativos que se ofrecen. Es por este motivo que se están acondicionando los sectores e instalando nuevas aulas para que sean más las personas privadas de libertad que tengan acceso a la educación en contextos de encierro”.

Módulos en Almafuerte

Estos nuevos espacios permitirán ampliar el número de estudiantes primarios, secundarios y universitarios alojados en el complejo penitenciario más grande de la provincia.

Autoridades del Servicio Penitenciario y de la Oficina de Obras, Infraestructura y Planeamiento Penitenciario informaron que los trabajos para la instalación de ocho módulos escolares dentro del complejo carcelario Almafuerte se encuentran avanzados y estarían en funcionamiento antes del inicio del ciclo lectivo 2019.

Se trata de ocho aulas con capacidad para veinte alumnos cada una, con espacios equipados y ambientados para que las personas privadas de libertad cursen sus estudios. Con esto, el Área de Educación podrá contar con más de 160 vacantes para el dictado de clases.

La instalación de estos nuevos módulos surge de la necesidad de ampliar la capacidad de espacios educativos, ya que el interés de las personas privadas de libertad para completar sus estudios ha tenido un aumento sostenido en los últimos años debido a los programas impulsados desde la Dirección General de Escuelas y la Universidad Nacional de Cuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *