fbpx

Con Raúl Castro a la cabeza, el régimen de Cuba organizó una contra marcha

Con Raúl Castro a la cabeza, el régimen de Cuba organizó una contra marcha

El expresidente, de 90 años, reapareció en público para participar de la concentración que busca “reclamar el levantamiento del bloqueo de Estados Unidos y el cese de los intentos de desestabilización”; Díaz-Canel dio un discurso.

A casi una semana de las históricas manifestaciones en más de 60 ciudades, el régimen de Miguel Díaz-Canel reunió hoy a cientos de seguidores en el tradicional Malecón de La Habana en un acto de “reafirmación revolucionaria” y llevó como protagonista al exmandatario Raúl Castro.

La concentración en el Malecón comenzó antes del amanecer y tiene como objetivo “reclamar el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos y el cese de los intentos de desestabilización”, según publicó la cuenta de Twitter de la Presidencia de Cuba junto a imágenes de la jornada, en la que Díaz-Canel brindó un discurso.

”Lo que está viendo el mundo de Cuba es una mentira”, dijo el mandatario acerca de la difusión de “imágenes falsas” en redes sociales, que “alientan y glorifican la indignación y destrucción de la propiedad”.

“En defensa de la Revolución Cubana se efectúa acto político-cultural en el malecón de La Habana. Junto al pueblo, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, el Primer Secretario del PCC, Miguel Díaz-Canel y otros dirigentes del PCC, el gobierno y las organizaciones de masas”, dice la cuenta oficial de Presidencia.

La presencia de Raúl Castro, de 90 años, es una nueva apuesta después de que su imagen volviera a la escena para fortalecer al régimen tras las protestas.

El martes pasado, el diario estatal Granma anunció en su titular principal: “Participa Raúl en reunión del Buró Político”. El encuentro había ocurrido dos días antes, el mismo domingo de las protestas masivas contra el gobierno, y tuvo como objetivo “analizar las provocaciones orquestadas por elementos contrarrevolucionarios organizados y financiados desde Estados Unidos con propósitos desestabilizadores”, según el medio oficial.

Retirado desde el Congreso del PCC en abril pasado, la reaparición del hermano menor de Fidel Castro tuvo la intención de dar el mensaje de que el general de Ejército, expresidente y exlíder del PCC regresaba a la primera línea de mando de la represión nacional puesta en marcha por el régimen castrista tras las manifestaciones.

“Raúl aguantó lo que pudo. La versión de que había huido a Venezuela lo enojó enormemente, siempre se preció de ser un hombre fuerte y no cobarde, hombre de primera línea de combate. Dejó que [el presidente] Miguel Díaz-Canel diera la cara pública, pero las manifestaciones no paran, los ánimos por los desaparecidos calan en la sensibilidad de las madres y sus palabras a la alta dirección política civil del país se hacen necesarias. Desde ahora, sus consejos se convierten en órdenes públicas e incumplirlas o hacerlas mal implican consecuencias”, explicaron a LA NACION fuentes cercanas al poder cubano.

Las protestas

Las protestas contra el régimen comenzaron el domingo y se extendieron en menor medida el lunes y martes en varios puntos de La Habana y el país. Miles de personas se lanzaron a las calles con demandas que iban desde el hartazgo por las colas y la escasez de alimentos y medicinas pasando por los cortes de luz y la falta de respuestas del gobierno hasta un cambio de modelo político.

En un primer momento Díaz-Canel reaccionó buscando culpables y señaló a la asfixia ocasionada por las sanciones de Estados Unidos a la isla, el golpe económico de la pandemia de coronavirus y una campaña contra el gobierno lanzada en las redes sociales por grupos cubano-estadunidenses. Pero finalmente hizo algunas concesiones, que incluyeron permisos a los viajeros para importar alimentos y medicinas sin límite y la inscripción de emergencia para la libreta de abastecimiento -que cada cubano recibe- de quienes estuvieran fuera de su localidad de origen.

Sin embargo, el principal motivo del cese de las protestas fue la maquinaria represiva del régimen que se activó después del domingo. Al menos un manifestante murió y hay cientos de detenidos y desaparecidos, a casi una semana del estallido social.

Fuente: Lanación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *